martes, 30 de mayo de 2017

Dolce Vita Baby (II)

Quizás sea una consecuencia de haberme pasado la infancia en el coche de mis padres escuchando cintas de Sabina, quizás sea coincidenci, o quizás le pase a todo el mundo; pero casi todos los años me roban el mes de abril. Éste fue a mano armada, con nocturnidad, turnicidad y alevosía. Se fue, y no volverá.
Por suerte mayo llegó con otros aires, empezando con el mejor pie, celebrando la vida. La Dolce Vita.

                   ¿Cómo?
                                               Así:

- Viendo en el aeroupuerto al tío bueno de la facultad, que sigue igual que siempre (será cab...)
- Comprobando que las inspecciones aleatorias en seguridad casualmente coinciden con que pase por el arco la del pelo azul y su acompañante.
- Viviendo las primeras turbulencias en un vuelo
- Conociendo a Petina Gappah, primer Bookish atacado.
- Llegando a Madrid..¡con lluvia!
- Volviendo al Hotel de las Historias Vecinales
- Estrenando el Witches de Kat Von D

 photo 20170505_190008_zpsboaqeopg.jpg - Merendando la Mejor Tarta de Chocolate del Mundo
- Viviendo un momento WTF a la puerta de una entrada de metro cuando el negrito que pasaba petas por allí se negaba a creer que yo no quería
- Repasando la carta de colores de Manic Panic mientras hacía cola en la Sala Arena
- Viviendo otro momento WTF en el puesto de las camisetas
- Conociendo a Embellish (un placer)
- Viendo pasar a Jyrki
- Con el concierto de los 69 Eyes. Al fin. Al fin. 
- Cenando con las manos en un restaurante etíope (y probando el tej, vino con miel ex-qui-si-to)
- Viendo la expectación que causa la gente que viste diferente en un grupo de gallegos que cenan en la capital
 photo 20170505_233001_zpssuetvvyu.jpg - Con un chupito en el Stigmata, rodeada de vampiros (y escuchando MI música en un bareto)
- Conociendo las costumbres miccionarias de la especie autóctona en la zona de copas
- Durmiendo a pierna suelta en una cama de dos metros
- Madrugando poquito
- Desayunando en La Infinito como una reina
- Encontrando La Fugitiva cerrada
- De paseo por delante del cine Doré
- Paseando tranquilamente entra las prisas del que busca a última hora el regalo del Día de la Madre

 photo 20170506_112525_zpsbyzwqxmg.jpg - Recorriendo la Central de Callao (con famoseo lector incluído)
- Echando una primi y pasándosela por la chepa al jorobado
- De ruta por la Fnac Enorme
- Asaltando Lush, a lo bestia
- Comiendo en un antro árabe de los de verdad... que no sirve alcohol
- De cañitas a la sombra
- De ruta a pata entre Panta Rhei-Tipos Infames-Arrebato-Atticus Finch (y cargando alforjas)
- Conociendo a una educadora medioambiental en un mercadillo monísimo (y hablando de tintes de fantasía vegano)
- Encontrando Atticus Finch cerrada (y van dos, Marigafe)
- Peregrinando por Malasaña en busca de un cajero
 photo 20170506_2030261_zpsbvo3iosn.jpg - Merendando a lo americano, en la Pizzateca (pizza y libro, sí señor)
- Escuchando un miniconcierto en Desperate Literature, con un vaso de té y rodeados de libros (y casi sintiéndote extranjera en tu tierra)
- Probando el microteatro
- Comprobando que el crowdfunding es ya cosa diaria
- Improvisando cena en un barrio pijo con botas moteras 
- Cayendo como un leño en la cama de dos metros
- Volviendo a madrugar poquito. 
- Desayunando a lo bestia en La Italiana

 photo 20170530_121848_zps27rz6h52.jpg - Recorriendo la cuesta de Moyano (y cargando alforjas de nuevo)
- Disfrutando de concierto de swing en frente del Museo Naval
- Siendo ya cliente habitual en la hamburguesería de los panes más guays
- Oyendo en una terracita a los chulapos perorando sobre el cachopo
- Cargando con la maleta llena de libros de vuelta a casa
- Siendo recibida con un ramo de flores "de las de sí y no"


 Pues sí, me habrán robado el mes de abril... Pero en un par días se recupera la Dolce Vita.

jueves, 11 de mayo de 2017

Dolce Vita, Baby (I)

Ahí estoy yo: botines biker con tachuelas, leggins de piel, vestidito corto, mangas de encaje, uñas negras, labios negros, mucho kohl. No voy de negro de la cabeza a los pies porque llevo un dibujo de cuervos y rosas rojas en el pecho y las sacrosantas mechas azules. Noctuidae en estado puro. 
En mi salsa. Rodeada de gente con cadenas, lazos, corsés, tachuelas y hebillas. Melenas multicolores, maquillajes dramáticos, lentillas blancas, terciopelos, encajes, mucho cuero, cruces y ankhs por todas partes. 
Llevamos un rato haciendo cola y hemos entrado para situarnos bien, pero hemos perdido una eternidad porque la lumbrera que vende las camisetas no sabe dónde tiene ni la nariz. Al menos nos hemos echado las risas con los demás, que le aplauden cuando después de varios eones me cobra mi tanktop, y me queda la anécdota de que hay un sitio más chungo para encontrar mi camiseta ideal que el puto Zara. 
Ya están tocando los teloneros. De mano me suenan un poco a Entwined, pero con otro rollo. Me gustan, me gustan bastante. Avanzamos y encontramos un sitio perfecto, cerquita, casi centrados y con mucho aire. Sigo el ritmo con la cabeza, bailo un poco y contemplo la sala, que no conocía. 
(De mano, había leído Arena y pensé en Madrid Arena, que no entendía yo de dónde salía tanto aforo... La ciudad no es para mí: "tanto Luchi, tanto Luchi, y se llamaba Luciana")
Me encanta el arco del escenario. Me gusta lo cómodo que es todo. Y de acústica no vamos ni tan mal. 
Terminan Embellish (dadles una escuchada, son de Barcelona, majetes y hacen un crowdfunding para su tercer disco) y empieza el movimiento de la gente en busca de alcohol. 
Y en algún momento después de esto, pasa. 

Alto, cazadora de cuero, pantalón negro. Podría ser uno más. Pasa por mi lado, sin rozarme pero a dos centímetros. Y sé que es él. Lo huelo. Lo veo en cómo encoge un poco los hombros, en cómo camina. Está ahí, si estiro el brazo le toco. Miro a mi alrededor: nadie le mira, nadie se fija. Avanza despacio, con su aire al moverse, y le sigo con la mirada, sonriendo. Es él, lo sé, lo siento. Para mí no se esconde tras sus gafas de sol y su gorra abombada. Sigo sonriendo, nos vamos a ver en un rato. 

 photo IMG-20170506-WA0017_zps7y4fv91k.jpg

Dan un show espectacular. Revisitan lo mejor de todos sus discos, casi sin descanso, pero jugando. Es un escenario pequeño, un ambiente íntimo, casi no pueden ni bailar, pero parecen pasarlo bien. Apenas hacen parones. Cada uno tiene sus momentos, pero a mi me cuesta apartar los ojos de él, de sus manos cargadas de anillos, de sus carcajadas de cine, de sus ojos claros sufriendo con la luz. 
Grito, canto, bailo y disfruto cada segundo. Por fin he vivido ese concierto que esperaba desde hace tanto, y ha merecido la pena. Por fin, los 69 eyes. Después de tantos años de preguntarme cómo sería Brandon Lee en directo.

 photo 20170505_221618_zpsdjolgvet.jpg

Después sigo con mi vida, con mis planes, con este fin de semana de Dolce Vita
Y ahora, las redes sociales confirman mis sospechas. Mientras yo preparaba mi maleta, o cogía el avión, mientras yo leía, mientras cogía el metro y me pegaba una ducha, Jyrki se paseaba por El Prado, o el Reina Sofia, en su mundo de contemplación del arte, con esa gorra abombada que no supo esconderle para mi. Él mismo colgó las fotos. 

 photo 18301266_1297835180334626_6772825401752496866_n_zps8l43oes4.jpg


Pasó por mi lado, y yo solo sonreí. A ese tipo que me encanta, en el que pienso de refilón cuando la gente habla de chorradas como las conexiones cósmicas y del que hablo siempre que me preguntan (y cuando no). Alguien a quien adoro, sin conocerlo, un ser afin que, al final, sí estuvo cerquita de mí, compartiendo espacio. 

A la mierda los fans de poster. Yo soy una fan de verdad. De las de sonrisa tranquila. De las que los dejan pasar y siguen su vida.


jueves, 6 de abril de 2017

Intercambio: Preguntas Frecuentes

Os queda justo una semana para participar en mi flamante nueva locura:


Algunos me habéis hecho unas cuantas preguntas, y como veo que las dudas son más o menos las mismas, voy a contestarlas todas aquí, por si algún indecis@ al final se anima.


Lo llamas intercambio, pero...es para quedarnos el libro, ¿no?

CORRECTO. Cuando le puse el nombre lo que quería era desligarme de la iniciativa que me habia llegado a mí, que se hacía llamar "cadena" y en realidad es una pirámide. Lo llamé "intercambio" porque aquí todo el mundo da y recibe. La idea es que tú envíes un libro como regalo para otra persona (que se lo va a quedar) y alguien te envíe otro a tí. (que también te lo vas a quedar) Es muy parecido a un amigo invisible, pero tampoco se me ocurrió ponerle ese nombre en el momento en que me entró la locura de montar esto. 

¿Vale un libro de tapa blanda? 

Vale cualquier libro. Los que nos hemos metido en esto somos grandes lectores, amantes de las buenas historias y de los libros como objeto. Por supuetso, nos encantan las ediciones curradas, ilustradas y hasta limitadas, pero comprendemos que uno no siempre se puede rascar el bolsillo. Si a veces no nos podemos permitir ese lujazo en tapa dura para nosotros mismos... ¿cómo se lo vamos a exigir a  otro? Yo creo que la máxima más sencilla es : "Escoge algo como lo que te gustaría recibir". Piensa en una buena historia, hazte con un ejemplar en buen estado. Nadie tiene por qué ponerse más exigente que eso. Si te regalan algo con cariño, ya se aprecia.

Pero... ¿Algún género concreto? 

Algunas personas al rellenar la ficha dejan muy breves especificaciones, pero en general valdrá cualquier cosa que tengas en mente. Seguro que en todo tu historial de lecturas, hay mucho oro.

¿Valdrá mi libro favorito?

Pues seguramente pueda valer, claro. Yo lo que recomiendo es no ir a lo más obvio. Os garantizo que todos los que participamos hemos leído "El Principito". (por poner un ejemplo)

Pero...¿y si no le conozco? 

En la medida de lo posible, no te va a tocar tu hermana ni tu mujer. Intentaré que dentro de lo aleatorio haya una diversidad, que precisamente es lo que le dá la gracia. Una vez recibas el nombre, tienes dos semanas para hacer el envío. Piensa, dale vueltas. Y si te ves mal, pídeme ayuda. Yo soy el nexo, os conozco a todos. Igual puedo dar alguna pista.

¿Tú también participas? 

Pues sí. Alguien tendrá el cometido de enviarme algo, y otro alguien recibirá mi ejemplar. Obviamente, solo uno. Y ése si que va a ir elegido a ciegas, sin trampa ni cartón. Palabrita de la nena. 

¿Y si el que recibo ya lo tengo?

Hombre... Os conozco. Sé que sois gente original, y todos muy diferentes. Lo veo poco probable. Aún así... Encontraremos una solución. Servidora ya tiene muchas cosas pensadas para el después.

Es que ahora me va fatal...

Con que salga sólo minimamente bien, prometo una segunda edición. Así que si tú no puedes, convence a ese/a colega que tenemos en común y que está indecis@. Yo ya os juro que voy poniendo ojitos por la calle. Algun@ más va a caer-. Muahahahahahaaaa


¿Alguna duda más? 

Escríbela y lánzala a...  intercambiandopaginas@gmail.com




jueves, 16 de marzo de 2017

Intercambio de libros

Hace un tiempo me llegaron las bases para hacer una cadena de libros, que, leyendo la letra pequeña, resultó ser más bien piramidal. Como siempre, si en el mismo grupo todos queremos hacer lo mismo, es imposible que nos coloquemos bien en una pirámide: algunos reciben tres o cuatro cosas y otros se comen los mocos. 
Aún así, el espíritu me gustaba y pensé que, bien montado, era una muy buena idea. Inmediatamente pensé que, si lo quería, tendría que ir a por ello: voy a organizarlo yo misma. 
Así pues, mis ratas de biblioteca, drojainómanos, lectores empedernidos, yonkis del papel, estáis convocados al

INTERCAMBIO DE LIBROS 2017

Una iniciativa no piramidal, éticamente correcta y organizada por servidora que, 
a nada que nos molestemos, será algo bonito y enriquecedor.  

(escúchense trombones y flautas, y que caiga una lluvia mental de confeti multicolor)

Y entonces... ¿de qué va esto?

Pues la idea es muy sencilla: te apuntas y entras en mi base de datos. Yo te envío las instrucciones, que básicamente son: compra un libro, envuélvelo, envíalo. A cambio, tú recibirás otro libro sorpresa. Sin trampas ni cartones, quid pro quo. 
Lo voy a organizar yo (Áncora, Eva,  la señora Ficticio), será una iniciativa para la gente que conozco, y como mucho algún amigo de un amigo. Quiero decir que será algo seguro: si das, vas a recibir: Si no das, tendrás a la puerta a Áncora cobradora del frac. (Aunque lo mío sería más bien ir en corsé, ya puestos)
De lo que se trata es de que nos estrujemos un poco las meninges pensando en un libro para enviar a alguien como un regalo, algo que no sea típico pero que pensemos que cualquiera debería leer. A cambio, recibiremos una recomendación de alguien que le ha dedicado un ratito a escoger con mimo algo para nosotros. 
Bonito y simple. 

Todos los que queráis participar o queráis más información, enviad un email a 
intercambiandopaginas@gmail.com

(Como esto es pa cuatro colegas, no espero excesiva participación. Aún así, si no me conoces en persona porque te lo ha soplado un amigo, dime de parte de quién vienes)

Os enviaré las instrucciones completas y bien detalladas. El plazo se cierra el día 13 de abril de 2017. Tenéis casi un mes para uniros. Una vez terminado el plazo, recibiréis el contacto de vuestro agasajado y podréis enviarle vuestros mejores deseos en forma de páginas, en fechas cercanas al Día del Libro.  

¡Os epero!

jueves, 26 de enero de 2017

Mi primer Bookish

Hace unas semanas unos cuantos amigos lectores bullíamos ante una nueva expectativa... Igual que hay empresas que te ofrecen suscripciones mensuales a chuches japonesas, maquillaje o productos del hogar, ahora llegaba Bookish: la Caja de suscripción literaria.
Una oferta interesante: recibir una caja con un libro sorpresa. Bueno, eso no es todo: el libro lo recibes en una caja hecha a mano y personalizada, y viene con una guía de lectura y alguna sorpresilla, y sólo recibes novedades y cosas interesantes... Que una empieza a leer todo eso y  le hacen los ojos chiribitas. 
En diciembre empezó la andadura y yo tenía gusanillo, y después de ver en qué consistió la primera entrega, ya lo que me reconcomía era el deseo.
Siguiendo con mi filosofía de hacer de 2017 un gran año lector (mejora tus lecturas y mejorarás tu vida), decidí asaltar la hucha de los caprichos para probar esta experiencia en enero.
La que he liao... Justo en enero, cuando Melchor me trae un libro, Gaspar otro y Baltasar una tonelada de ellos. Que empiezas a mirar y hay alguna novedad que ya tienes, y te entra el pavor de si cuando te llegue la caja la tienes que devolver (El libro, sí, pero...¿la caja? Nononono, la caja seguro que no quiero devolverla)
Hay gente que incluso empieza a hacer quinielas apostando por opciones factibles y no factibles de qué vendrá ahí dentro. 
Para aumentar la emoción, hay un pequeño retraso en el envío y cuando por fin tienes el paquete la emoción es inenarrable. 
He esperado pacientemente un par de días para no estropear la sorpresa, pero ahora ya puedo hablar...

 photo Boo1_zpsii0ulim8.jpg

¡Me encanta mi caja! Ahí la tenéis, tan bonita, tan sencilla, con mi nombre y todo, una cita del libro y una frase preciosa en el lomo (la veréis más abajo). Pero claro, lo mejor está dentro. 

 photo boo3_zpsr8ufqyqj.jpg

Laurie Colwin (y fallamos todas las quinielas) a quien suelen llamar la Jane Austen de Manhattan. Casi me muero de amor. 
Para completar, una guía de lectura con datos para antes y después del libro, con, incluso, una dedicatoria de la hija de la autora. (Vale, vale, os puede parecer un golpe de efecto cargadao de ñoñería que al final tampoco va a ningún sitio... Pero demuestra perfectamente el mimo con el que está preparado todo). 
Ya que la señora Colwin está muy relacionada con el mundo de la cocina, la experiencia se completa con una receta ilustrada y un saquito de pimentón rojo para prepararla. Todo detallado y explicado en esa especie de carta que viene, incluso, con tu nombre impreso. Y con olor a libro nuevo, claro.

 photo boo4_zpscfrydm63.jpg

La única pega es que no pueda asaltar el libro YA mismo por tener demasiados flecos sueltos (y por estar en la temporada de turnos intensos y Pequeños Cuervos aún más intensos). Porque te dan ganas de empezar en el momento, de saborearlo todo (incluída la receta), de disfrutar sin parar. Cuando lo haya terminado, además, es cuando podré terminar la experiencia, leyendo cosas que (ya nos avisan) están pensadas para después de la última página. 
Así pues, os cuento la experiencia a medias, pero aún así... Os digo que es excelente.

 photo boo2_zpslnyp9fak.jpg