martes, 30 de diciembre de 2008

El precio de la leche

En esta época navideña lo más usual en mi infancia era ver cosas como Ben-Hur, Siete novias para siete hermanos, o, cómo no, Qué bello es vivir. Tampoco era raro ver capítulos especiales en la serie de turno, al más puro estilo de Canción de Navidad.
Este año yo no tengo ganas de hacer cosas típicas, así que la noche del 24 al 25 lo que estuve viendo fue El precio de la leche.

Photobucket


No os dejéis llevar por el título (y por la crisis), no es una película de terror. Es, probablemente, de lo mejor que he visto este año, y no ha sido por ver a mi amado Cupido de Hércules (más comunmente conocido como Eomer en ESDLA, El Cachas de Doom o simplemente Karl Urban) como protagonista.
La historia es del todo menos típica: Lucinda y Rob viven en Nueva Zelanda, totalmente felices, con las ciento diecisiete vacas de él. Cuando deciden casarse, alguien les roba su precioso edredón de Patchwork, y Lucinda empieza a temer que su amor se enfríe. Cuando una historia de amor peligra en un pueblo donde las curvas se toman demasiado rápido, las bodas se realizan como ceremonias hindúes y las pandillas de golfistas (que no golfos) se dedican a montar centrales térmicas, la magia es la que termina por llenarlo todo.
Es una fábula preciosa llena de surrealismo y momentos oníricos, escrita y dirigida por Harry Sinclair (cuya cara conocéis perfectamente, no es otro que Isildur), que puede llegar a ser el Julio Médem neozelandés.
Os la recomiendo encarecidamente... aunque sea en Navidad.


lunes, 29 de diciembre de 2008

Uuuuuuun-dos-tres

Hace años que quería aprender a bailar. Es de esas cosas que tienes en la lista de "hacer antes de morirme", como lo de inhalar helio y ponerse a cantar (tachado, jejejeje) o salir del continente (eso sigue quedándome pendiente).
Este año he más o menos arrastrado a Amó a una academia. Bueno, realmente ha ido encantado, se le da mejor que bien y echaba de menos (ya lo ha confesado) la disciplina del baile. A donde le he arrastrado un poco más es al Vals de Fin de Año.
Han sido unas cuantas horas de ensayo para unos principiantes como nosotros, que apenas salimos del paso básico, pero ha merecido la pena.
Tras tantos unnnnn-dos-tres... abrir a la derecha... vuelta.... quietos... uuuuuunn-dos-tres, uuuuun-dos-tres... ha sido bastante bonito vernos a todos, tan guapos y tan engalanados, tan elegantes y tan decimonónicos, con los pequeños cosquilleos en el estómago del debutante. Y al final, ese sonido que resulta atronador, que hacía ya taanto tiempo (madre mía, desde el grupo de teatro del instituto... espera, no, en una charla el año pasado, quizás...) que no escuchaba: los aplausos.
Tengo ganas de más. Quiero aprender más y poder bailar con soltura, y hacer un baile cada año...
Creo que ya he encontrado el ritmo de mi vida, y es este: uuuun-dos-tres, uuuun-dos-tres, uuuun-dos-tres...



martes, 23 de diciembre de 2008

Os deseo



miércoles, 17 de diciembre de 2008

Enciende tu luz

El deseo de Cruz Roja para 2009 es encender más de un millón de luces.
Encender una luz es un acto simbólico, no implica ninguna donación ni compromiso, sólo demostrar que "estás ahí".
Si quieres encender tu luz:

martes, 16 de diciembre de 2008

Ghostgirl

Necesitaba un libro para pasarme el viaje de vuelta desde Segovia entretenida (Si tenéis en cuenta que la película que nos pusieron era The Russian Job, entenderéis que cualquier revista mierdosa hubiera sido mil veces mejor), así pues, tenía margen.
A la hora de escoger me dejé llevar por lo que no suele ser indicio de buen libro: la vista, y el marketing.
Llevaba viendo Ghostgirl en librerías un tiempo ya, y su estilo dejaba claro que sería algo infantil/juvenil, sin muchas pretensiones y más que presumiblemente de rollo goth-emo-punk.
Si lo tengo que describir de alguna manera, os diré que es una mezcla exacta entre Bitelchús y una comedia cualquiera de instituto (en concreto, diría " No es otra estúpida comedia americana").
La trama no puede ser más sencilla: Charlotte se muere por ser popular, hasta tal punto que se atraganta con un osito de gominola ante la emoción de ser compañera de física de un cachas-deportista-tío weno, y se muere asfixiada. Pero hay cosas que ni la muerte puede frenar, entre ellas, los deseos de Charlotte de tener su Baile con el tíogili en cuestión.
Así visto, os imaginaréis que los personajes no pasan de la mentalidad de niños de 12 años, en un alarde de clichés de lo más evidente.
Sin embargo, la voz del narrador (omnisciente esta vez, cosa rara en los libros adolescentes) es del todo lúcida y adulta con un sentido del humor crítico y sarcástico ( y como no puede ser de otra manera, negro, negro, negro...). Los estereotipos se encasillan de forma realmente divertida, en un batiburrillo de frases ácidas en las que las palabras más repetidas son gótico, vintage y underground.
Resulta bastante evidente que Tonya Hurley, la autora, es además directora de cine. No me sorprendería en absoluto que en breves nos trajeran una versión cinematográfica de las aventuras de ultratumba de Charlotte.
Yo, por mi parte, recomiendo una lectura ágil y divertida (ideal para un viaje, en cualquier caso) no sólo para adolescentes o jóvenes, sino para cualquier amante de las parodias sobrenaturales, o cualquiera que haya vivido el instituto mínimamente inadaptado.
Para entreteneros un rato os dejo la web, con jueguecitos y chorradillas varias que pueden haceros una idea del tono de la novela. Pinchad aquí
...........................................................................................

Banda Sonora: The Cure - Why Can't I Be You
Música que toca la banda del instituto en el libro

domingo, 14 de diciembre de 2008

Ahora sí, empezamos


Hace mucho, mucho tiempo, en un space ya muy, muy lejano...

Empecé mi andadura pseudo-blogger en 2005. Era una etapa extraña, llena de claroscuros y necesitaba, sobre todo, descargar mala leche. Al final me llené de malos hábitos, y lo que pretendía ser un pseudo-blog incendiario era un pastiche sin mucho sentido, salvo quizás para mí.
Hoy tengo la intención de iniciar una nueva andadura, en un entorno nuevo, y, espero, con contenidos de algo más de calidad... aunque sea, como casi siempre, únicamente para mí misma.
Como blogger yo no busco que se me lea, que se me comente, o que se me visite, busco encontrarme bien yo, llenarme con mi afición a la escritura (aunque a veces sea a la escritura chambona) y tirar mis particulares mensajes en botellas al mundo exterior.

Así pues... bienvenidos seáis a mi nueva morada.

Traed ropa cómoda, poned los pies encima de la mesa, fumaros un pitillo, subid el volumen de la música, cambiad de canal, treaeros a vuestros amigos...
Quiero que os sintáis como en casa.
Todas vuestras aportaciones serán bienvenidas.
Empiezo con ganas y energías renovadas, espero no derretirme por el camino cual Bruja Mala del Oeste.
Sea como sea, éste, como todo largo camino, empieza con un solo paso y aquí está:

Queda inaugurado Sweet Little Words, el rinconcillo de esta bruja.

.............................................................................

Banda Sonora : Niwghtwish-While Your Lips Are Still Red
Sus tres primeras palabras dan nombre a este blog

viernes, 12 de diciembre de 2008

1,2,3...

Todo, absolutamente todo en esta vida, debería poder empezarse así...
Uno...
Dos.. Tres...
Probando...
¿¿¿Me se ejjcucha???