miércoles, 28 de enero de 2009

Buenos días, muñeca

Hace meses que la he localizado, y desde entonces, la veo casi todos los días. Siempre se me va la vista hacia ella, y me dan ganas de levantarme los cuellos del abrigo, como si fuera una gabardina, y mover el ala de un sombrero imaginario, para saludarla. "Buenos, días, muñeca" le diría. Y seguiría mi camino.
Están en mi barrio, no muy lejos de mi casa. Son un montón de bloques iguales, y en una de las ventanas de la fachada hay un saliente, parece un balconcillo estrecho si lo vés de lejos, pero en realidad es una jardinera. La mayoría de la gente tiene flores, principalmente geranios, alguna veleta e incluso algún molinillo. En Navidades cuelgan los Papá Noel y los Reyes, y en verano suelen mustiarse las hojas por el calor.
Pero da igual el día y la hora que sea, mis ojos siempre van a la misma ventana. De pie, con su vestido elegante y su sombrero, como desafiando al tiempo, como observando la calle, está una muñeca de porcelana. Siempre en el mismo lugar, siempre en la misma posición, haga sol o llueva.
Siempre allí quieta, como queriendo otearlo todo. Y mi imaginación vuela. ¿quién vive en esa casa? ¿de quién es la habitación? ¿por qué saca a su muñeca a la avenida a reinar en el balcón?
Siempre me han gustado esas muñecas con sus ojos fijos y brillantes, con sus rígidos rizos y tirabuzones, con sus faldones y polainas. Tienen ese punto inquitante de niña diabólica, de objeto embrujado, de fantasma del pasado.
Y allí está ella, cada mañana, mirándonos desde arriba con altivez. ¿Tendrá nombre? ¿será de una niña, de una mujer, de un anciano?
Me hago preguntas y más preguntas, sabiendo que me quedaré siempre con la incógnita. Aunque a veces se me haya pasado por la cabeza, como una locura, buscar un timbre al que llamar para interesarme por ella, intentar despejar las incógnitas y romper la pompa de jabón. O quizás descubrir una verdad que sólo abre más preguntas.
Stephen King, con menos que eso, habría escrito un par de obras enrevesadas. Una muñeca que aprisiona el alma de su antigua dueña y que tiraniza a sus propietarios. Un ente maligno que posee su cuerpo y se asoma a la ventana para provocar accidentes con una mirada. Habla con la niña que vive en la casa, la va envenenando, la engaña para que provoque muertes inesperadas. O es un ángel bueno que quiere evitar otros ataques. Aunque eso quizás sea más propio de Neil Gaiman, dibujado en viñetas.
A veces, cuando miro hacia arriba, incluso recuerdo la musiquilla de Rozen Maiden, y me pregunto si no será una pequeña Hinaichigo.
Y al final, sigo por la calle, voy hacia el trabajo y pienso en otra cosa. Quizás cuando me retire, le dedique una novela.

6 VALIENTES:

Anónimo dijo...

Se de lo que hablas, se lo que has visto.

No es un ángel, ni un diablo, es la reencarnación del mal en su pura esencia. Se por qué te llama la atención, se por qué sabes que te observa, por qué notas que te sigue.

De entre todos los personajes, monstruos, brujas, detectives, hechiceros, solo uno podría llegar hasta tu realidad, solo uno de ellos seria capaz de atravesar las hojas de papel y llegar hasta tu barrio desde tu casa, desde esa biblioteca de embrujos y asesinatos, de vidas en el cielo y sobretodo en el infierno.

Sólo ella podría, porque solo ella queria más y ha conseguido más, ella ha llegado desde las cenizas a ese balcón, para observarte, vigilarte, conocer cada momento de tu vida, de subida de bajada. Solo ella, Claudia, podría haberlo conseguido

Euterpe dijo...

a mi no me gustan las muñecas de porcelana, me dan mucho respeto...algo de miedo? em...no, tampoco hay que llamarlo así!
Personalmente yo te animo a que rompas esa burbuja que no hace más que comerte la cabeza y llama a la puerta, quizá sea una viejecita encantadora por fuera y misteriosa por dentro! :D
muchos autores de libros han hecho trilogías con menos! jeje

por cierto! me gusta mas la segunda foto de la muñeca!

Áncora dijo...

Los japoneses son unos artistas en hacer muñecas de resina imitando a las de porcelana. Cuando sea rica me pienso comprar una blythe, una dollfie y una pullip, todas de corrido XD

Euterpe dijo...

es como si me estuvieras hablando en japo xDD
ya buscaré que tipo de muñecas son la blythe, la dollfie la pullip
jejeje

Áncora dijo...

Pues ya que estás mírate las Sybarites, son francesas, del tamaño de la Barbie más o menos, y tienen caras y pelo incríble!

Euterpe dijo...

DI-OS! me he enamorao de las dollfies!! sobre todo de esta: http://th01.deviantart.com/fs15/300W/i/2006/365/f/f/Dollfie_02_by_mikisim.jpg (la de la derecha)
Pero mejor olvidarse de ellas porque no son precisamente baratas (ahora te entiendo cuando dijiste: "cuando sea rica...")

- Las blythe no son las que salen en un anuncio de Bavaria?

- Parece que todas se parecen mucho, pero mas las blythe y las pullip. Las sybarites me llaman menos la atención.

- en facebook hay una especie de foro sobre las dollfie, y hacen fotos tan reales que parecen personas! el caso es que el/la fotógraf@ hace fotos un tanto eróticas. ¿Sabes si es algo normal, o es cosa del fotógrafo?

lo que está dando de sí el temita jajaja.