viernes, 9 de enero de 2009

Zelda Phantom Hourglass


Para la consola más puntera del momento, la nintendo NES de 8 bits, el juego más puntero era el Zelda. Era carísimo para la época, y la mayoría nos conformábamos con alquilarlo en el video-club.
Recuerdo que la primera ampolla que me salió en el pulgar por exceso de juego fue precisamente con su segunda parte, el Link, de tanto darle al botón B de salto intentando cargarme a los espectros, unas armaduras andantes que custiodiaban el castillo.
Ahora que ya peino canas y el colegio ha quedado tan atrás para mí ha sido un lujazo poder reencontrarme con Link gracias a la DS.
El juego es realmente bueno. No es complicado de usar, gracias al lápiz con el que lo mueves todo (incluso las armas) en la pantalla táctil, pero está lleno de enigmas y puzzles que resolver, que llevan al jugador a estrujarse bastante el coco ( y también más de una vez a buscar en internet una guía para no quedarte perdido en una pantalla).
Es muy entretenido, bonito gráficamente y con el espíritu de los primeros juegos, cosa que hace las delicias de todos los puristas como yo. Incluye nuevos personajes muy divertidos, tiene bastantes guiños cómicos y la historia tiene su complejidad, haciéndote sudar tus horitas delante de la pantalla.
Para los que habéis tenido una infancia llena de ampollas en los pulgares, como la mía, os lo recomiendo fervientemente.
¡A salvar a Tetra se ha dicho!

1 VALIENTE:

Euterpe dijo...

fuá! qué recuerdos aquéllos en los que te pasabas tus horas libres frente a la tele con tu pedazo de videoconsola con esos gráficos, esos personajes tan bien definidos, todo en 3D...jajaja

Afortunadamente han evolucionado las tecnologías pero aun así yo prefiero las videoconsolas antiguas, y esas maquinas de videojuegos en las salas recreativas con su street fighter y el super pang...

Fijate que he oído hablar del Zelda y lo he visto anunciado en la TV pero nunca he jugado!!

besos!