jueves, 3 de septiembre de 2009

Enredada

Me gustaría poder pararme un rato a vomitar todas esas palabras. Quiero sentarme a reflexionar, a recomponerme, dar la cara por un momento y enfrentarme a todo.
Pero, no sé si es conscientemente o no, no lo hago.
Me giro en cualquier otra dirección, doy la espalda, me entretengo en imposibles, me cuento excusas interminables encadenando unas con otras, me escapo por las esquinas, me cuelo por las ranuras, me pongo decenas de escudos que a veces son de papel.
Me voy adentrando entre las zarzas, me dejo absorver por la maraña, y quiero que se cierre a mi paso, que me absorva y quedarme allí dentro, lejos de todo, con una falsa y necesaria sensación de seguridad.
Mientras tanto, busco las fuerzas para poder arrastrarme y gritar, y así salvarme.
Y al final, lo único que tengo claro, es que espero que sea ella. Y que elija un buen momento para venir.

Photobucket

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE