jueves, 1 de octubre de 2009

No puedo decir más...

Al final, Neil Gaiman no podía estar equivocado en todo...

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE