jueves, 26 de noviembre de 2009

Luna de miel en cinco partes: IV

Llegas al hotel, rodeado de verde. Dejas las cosas en la habitación y te vas a la zona de spa. Mientras las burbujas rodean tu piel miras al exterior a través de la cristalera. Te relajas inmerso en agua con esencia de mandarina. Cierras los ojos. Tus músculos descansan.
Tras una ducha llega la cena . Tres primeros, tres segundo y tres postres a elegir. Te deleitas cenando en una antigua capilla restaurada.
Al llegar a la cama, el sueño es absolutamente reparador. Te das una cucha utilizando el gracioso jabón con forma de pelota de golf. Te tomas con calma el bufet del desayuno. Y para rematar el fin de semana, vas al cine a disfrutar de la compañía de Lisbeth Salander.
¿Qué dónde está la pega? Es obvio: en no poder hacerlo todos los fines de semana.


Photobucket

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE