jueves, 26 de noviembre de 2009

Luna de miel en cinco partes: IV

Llegas al hotel, rodeado de verde. Dejas las cosas en la habitación y te vas a la zona de spa. Mientras las burbujas rodean tu piel miras al exterior a través de la cristalera. Te relajas inmerso en agua con esencia de mandarina. Cierras los ojos. Tus músculos descansan.
Tras una ducha llega la cena . Tres primeros, tres segundo y tres postres a elegir. Te deleitas cenando en una antigua capilla restaurada.
Al llegar a la cama, el sueño es absolutamente reparador. Te das una cucha utilizando el gracioso jabón con forma de pelota de golf. Te tomas con calma el bufet del desayuno. Y para rematar el fin de semana, vas al cine a disfrutar de la compañía de Lisbeth Salander.
¿Qué dónde está la pega? Es obvio: en no poder hacerlo todos los fines de semana.


Photobucket

lunes, 2 de noviembre de 2009

La mecánica del corazón

Hasta hoy no tenía ni idea de quién era Mathias Malzieu. Sólo había visto un librito en varias tiendas. Me gustó la portada, tan burtoniana, y me llamó la atención el texto de la contraportada.
Fue uno de los regalos de Amó por mi cumple. Y una de esas lecturas que me duran un suspiro.
No sé muy bien qué deciros. Desde luego, me encanta la forma de escribir, lo deliciosamente que están escogidas las metáforas.
La visión mágica del amor, y de la vida... me parece todo muy francés. No os voy a decir que sea original. Huele mucho a Tim Burton, a Jean Pierre Jeunet y todo el universo oscuro del que bebe servidora.
Y aunque la historia sí que me ha gustado, también os digo que no es Stardust de Neil Gaiman, ni Eduardo Manostijeras.
Ahora bien, si lo miramos como un conjunto, como la futura película que nos traerá Luc Besson en un par de añitos, o como el sexto disco de Dionysos, donde canta Mathias y en el que participa Rossi de Palma... Creo que el universo global enriquece al libro, que por sí mismo, tampoco está nada mal.
Os dejo el videoclip para que veáis por dónde van los tiros...


Bon apetit