miércoles, 17 de febrero de 2010

Filomeno, a mi pesar

Ayer me terminé este libro que me ha acompañado en tantos viajes de autobús.
La verdad es que me ha dejado más bien indiferente. Es que no le he encontrado por ningún sitio "el truco" a la novela.
Me parece increíble que un personaje con una vida tan movida, con tanto viaje y tantos entornos diferentes, que vive un momento histórico tan importante me pueda resultar tan insulso. Filomeno va creciendo, va viajando, cambia de nombre igual que cambia de ciudad, se enamora y vive empapado de todos los cambios políticos y sociales de la Europa de su época. Pero no me llena ni un poquito. Es que ni siquiera me llega a caer bien, no me despierta ni un poquito de simpatía. Y para colmo ni siquiera me cae mal.
Me resulta imposible que en un vaivén tan grande de hechos la trama sea tan insustancial.
Reconozco el estilo, eso sí, y alguna reflexión que de verdad da en la diana, pero en general me parecen las memorias menos interesantes que he leído.
Al final se va confirmando mi teoría en torno a los Premios Planeta: no se puede confiar en ellos.

Photobucket

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE