miércoles, 24 de febrero de 2010

No me mates

Me revientan las modas, de verdad. A veces, debería alegrarme, porque cuando suena la flauta van a tu favor. Pero en general muy beneficiosas no son.
Me explico:
Gracias (o por culpa de) todo el boom mediático de Crepúsculo se ha desencadenado el boom de los vampiros. Están de moda. Y yo, que empecé con El Pequeño Vampiro y a los doce años ya me había merendado a Drácula, pues como unas castañuelas, esperando buenas reediciones de buen material. Buenas pelis, series, novelas y a lo mejor algún alma descarriada que se entere de que este redil existe y me haga una visita. Siempre está bien hacer nuevos amigos, más si tienen colmillos.
Y, sí, algo de eso ha habido, es innegable. Pero sobre todo hay un espacio abierto para que cualquier bicho pálido con o sin capa se publique (iba a escribir "vea la luz" pero suena demasiado irónico). Y eso hace que la calidad descienda (y mucho) a veces.

More about No me mates

No me mates es un libro que no habría sido editado en nuestro país ni de coña si no fuera por la moda. Y es que no es buen libro.
Tiene alguna cosilla buena. Por ejemplo, la idea en sí no está mal. Que puedas leer de primera mano la desesperación de alguien que sale de la tumba, sola y muerta esperando que su amado "resucite" también, puede ser un buen tema. Eso sí, da como mucho para un relato corto, o unos capítulos. Pero la autora, un poco pretenciosa, queriendo ser guay y no llegando a chachi, hace que los monólogos interiores se sucedan en una sarta de ideas delirantes aburridas y cansinas, hasta hartar. El ritmo se pierde, y la acción también.
Así, a bote pronto, le sobran unas 200 páginas.
Sí que tiene momentos buenos, oscuros, sombríos, dignos de una buena novela de terror, un par de giros inesperados y unas cuantas buenas reflexiones.
Pero cuando sales del rollo y empieza lo que podría ser la acción la novela se acaba. Y, claro, es que hay segunda parte... aunque yo no la vaya a leer.
No, no la recomiendo. Y sí, me da rabia que alguna gente se llame "escritor" por cosas así. Con la cantidad de gente con talento y buenas ideas que nunca llegaremos a leer.
¿Sabéis por qué?
Por las p*%&#s modas.

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE