jueves, 8 de abril de 2010

Semana san-GRIEN-ta


Ya viene a ser una tradición que por estas fechas Amó y yo nos pasemos el finde viendo pelis friki en nuestra casita.
Más de uno dirá, y quizás no le falte razón, que parece más propio de Halloween, pero sólo hay que profundizar un poco para darse cuenta de que en estas fechas lo que más pega es sangre, martirios, sufrimientos, pasión y vírgenes (dolorosas o no) en malos momentos. Así que ya véis, no hay tanta diferencia entre una procesión y una sesión de las nuestras.
Este año las elegidas han sido:


Photobucket

Cazadores de Sangre: a ver si lo sé explicar... es una mezcla entre el Dark Floors de los Lordi y la joya de 28 Días Después con un Steven Seagal a lo Blade. Sí, es la mejor definición. Aparecen unos bichos entre zombies y vampiros, poca pero bien conseguida casquería, un montón de personajes planos a los que estás deseando que les coman el cerebro de una vez, algún diálogo absurdo y el mago del aikido plano como siempre y decrépito como nunca. Aún así es entretenida, y por más que lo quisiera, no puedo decir que sea mala del todo.

Photobucket

El horror de Drácula: Un clásico es un clásico, poco hay más que decir. Como en todas las versiones de Drácula (sí, en el de Coppola también, no me hagáis repetirlo) se pasan más o menos la historia por los mismísimos, pero es una pasada ver esos decorados y vestuarios tan clichés de la Hammer, y esa sangre roja roja cual témpera del colegio. Eso sí, a toro pasado, Christopher Lee da más miedo como Saruman, dónde va a parar.

Photobucket

Vampiros Anónimos: No, Amó y yo no pensamos que el título fuera precisamente en coña, pero así era. Un joven chupasangres en un calentón se carga a su novia y en Vampiros Anónimos le enseñan los 12 pasos para controlar su adicción. Divertida, sin llegar a ser tan americanada como Lesbian Vampire Killer, a ratos un poco absurda, pero muy muy original.

Photobucket

Vampiros Mutantes: Oyendo algo así, ¿no pensáis en algo casi gore, un mundo apocalíptico, tinieblas y cosas arrastrándose en la oscuridad? Pues os llevaríais el mismo chasco que yo: esta es la típica de domingo por la tarde de plaga de la naturaleza, en este caso unos murciélagos contaminados por la malvada mano del hombre. Hay que decir que por fin Lucy Lawless deja de ser Xena. Lo único bueno, lo poco que sale Dylan Neal (¿que quién es ese? El tioweno Celluci de Blood Ties)

Photobucket

Vampiros, sed de sangre: Pues aún no sé si pretendía ser seria, o de descojone. Lo peor de todo es que no consigue hacer ninguna de las dos cosas mínimamente bien: ni el trozo de celebración sectaria a lo Eyes Wide Shut, ni la transformación de la fiesta en masacre a lo Abierto hasta el amanecer ni la ex Vanessa Angel con ropitas de chica mala. Decepcionante.

Photobucket

La novia ensangrentada: La primera sorpresa es saber que ésto es lo que andaba haciendo Vicente Aranda en los 70. La segunda es que en los créditos (ains, esas letras rojas...) aparezca que es una versión de Carmilla. La tercera es que de verdad éso sea una versión, ya que lo único que tiene de común es el nombre del personaje y que sea una malvada mordedora lesbiana. Por lo demás una peli muy de su época, mujeres con los pechos desnudos y sangre de color poco creíble. Se habla explícitamente de un trasfondo psicoanalítico, del miedo de la mujer a perder su virginidad, de la venganza a través de la castración pos su posición de sumisión. Por suerte, a mí todo eso me la trae floja, porque si de verdad nos metemos en profundidad encontramos el mismo puto machismo ( con perdón ) que en todas las pelis de miedo.

Eso sí, como somos muy aficionados a las procesiones, aún nos dio tiempo a ver el paso de la mejor Cofradía de todas:




COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE