lunes, 5 de julio de 2010

No hay dos sin tres

Esta es Iris. Como siempre sus piernas han sido modificadas y su cola esculpida. El bikini es cosido cuenta a cuenta. También ha recibido un poco de maquillaje extra, aunque conserva por debajo su pintura original. Y el peque de la casa se ha enamorado, claro. A ver cómo lo lleva ahora que Iris se va a vivir con su propietaria, una pequeñuela a la que (¿adivináis?) le encanta el rosa.

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE