lunes, 12 de julio de 2010

Nobleza obliga

No me gusta el futbol. Sé de lo que hablo: lo he intentado. He vistos partidos a pie de campo, con una de las mejores aficiones del mundo. Entiendo lo que es un fuera de juego, un corner y un penalty y sé lo bien que huele el cesped antes de entrar a jugar. Y no me gusta.
Pero anoche estuve pegada a la pantalla durante más de dos horas y me han conseguido emocionar. He sufrido, me he quejado, me he alegrado y he compartido el sentimiento nacional.
Gracias, equipo.

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE