lunes, 9 de agosto de 2010

Airbender

Hacía muchísimo que no pasaba. Y con mucho quiero decir, no sé, a lo mejor cinco años. Quizás más.
La cosa es que de repente pasamos por delante de la cartelera del cine, y Amó dijo. "¿Vemos una peli?". Fue como volver al principio de nuestro noviazgo, cuando no había hipotecas ni facturas y podíamos calcarnos 4 pelis o más al mes. Fue como un soplo de aire fresco, una novedad, una ilusión.
En parte decidió el azar, porque la peli empezaba en diez minutos.
En parte, yo me esperaba algo bueno. Si os digo mi top 10 de personas con las que me tomaría un café (algún día hablaré de lo que es para mí eso de "tomarse un café"), Shyamalan es una de ellas. Me encandiló con El Sexto Sentido. No me gustaron El Protegido y El Incidente, pero sí que les encontré el punto a El Bosque y La Joven del Agua, a pesar de lo verdes que las pusieron.
Y había visto el trailer y me parecía un estilo tan a La Historia Interminable, que me parecía que podría estar bien.
Amó tampoco se lo pensó mucho, y entramos.

Photobucket

Quizás ya seamos un poco talluditos para estas cosas y la peli está más pensada para un público infantil. Quizás habría que haber visto los dibujos para apreciar la peli. Quizás muchos quizases, pero a nosotros no nos ha gustado.
La estética es muy bonita, los efectos están bien conseguidos, pero el guión es flojo, flojo. Los actores no sé si son o no creíbles, pero el doblaje da bastante pena. Y bueno, la traducción del título también puede dejar un poco que desear.
Resumiéndolo de la manera más sencilla que he encontrado: la ilusión de mi vida no es pasarme dos horas viendo cómo un niño calvo hace tai-chi.
De verdad que no la recomiendo. Y de verdad que Shyamalan sigue pendiente de ese café, porque cada vez me gustaría preguntarle más cosas.

1 VALIENTE:

Raquel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con vosotros. A nosotros tampoco nos gustó nada. Yo incluso me dormí.