domingo, 15 de agosto de 2010

Compras de Maru

Una visita veraniega obligada en mi ciudad es La Feria. Teóricamente es un punto de encuentro con exposiciones y eventos varios... en la realidad la gente va más que nada a mirar los bazares y a por el bocata de calamares.
Amó y yo vamos cada año, él va a donar sangre y a merendar y yo siempre echo un vistazo a varias cosas.
Este año nos gustó especialmente un pabellón que tenía una exposición de hologramas. Es incríble cómo avanza la tecnología y cómo parece de verdad que los objetos están ahí en 3D.
Y luego, bueno, dimos la típica vuelta buscando los productos-tipo-teletienda. Este año al final nos hemos traído tres cosillas a casa: un mantel que teóricamente repele las manchas, una cortadora de embutido (sí, sí, habéis leído bien) y un invento nuevo para depilarse.
Es increíble cómo va cambiando la vida. Hace unos años para mí lo imprescindible era pillarme tres o cuatro pares de pendientes, una blusilla pintada a mano o unos pantalones de verano y jartarme a granizados.
Y desde que tengo casa... Hace dos años compramos un aspirador, el año pasado pillamos limpiador de parquet y ahora ahí estoy, con mi mantel de teflón toda ufana.
Que dentro de un par de años, iré con la bata de guatiné y los rulos. Si es que... cómo se estropean las compras...

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE