viernes, 1 de octubre de 2010

Cosas que pasan

Llevo cuatro noches pasando de mano en mano, de hombre en hombre, sin parar, durante hora y media.
Amó, mientras, iba cogiendo todo lo que pillaba por banda. Le daban igual rubias que morenas, altas o bajas, más jóvenes o menos.
Luego, claro, al llegar a casa estábamos mataos.
Es lo que tiene la salsa en rueda.

3 VALIENTES:

Arkangel dijo...

Genial Äncora, genial de verdad. No se puede decir mejor con menos palabras.
Eres una escritora nata!
Un beso!

Áncora dijo...

Gracias, gracias...
Simplemente hay días que está una un poco más ocurrente...

Raquel dijo...

Vaya orgías que os pegais!! No me extraña que llegueis reventaos! jajaja