sábado, 27 de febrero de 2010

jueves, 25 de febrero de 2010

Mantenla caminando

M. me ha mandado un correo sobre una campaña por las mujeres que sufren cáncer de mama.
Simplemente, es una mujer caminando. Y nosotros debemos mantenerla así, pasándola para que pueda alcanzar su destino.
Me ha parecido una idea preciosa, así que espero que se pase aquí caminando muchas lunas. Y que todos los que queráis la distribuyáis, para que pueda llegar.

miércoles, 24 de febrero de 2010

No me mates

Me revientan las modas, de verdad. A veces, debería alegrarme, porque cuando suena la flauta van a tu favor. Pero en general muy beneficiosas no son.
Me explico:
Gracias (o por culpa de) todo el boom mediático de Crepúsculo se ha desencadenado el boom de los vampiros. Están de moda. Y yo, que empecé con El Pequeño Vampiro y a los doce años ya me había merendado a Drácula, pues como unas castañuelas, esperando buenas reediciones de buen material. Buenas pelis, series, novelas y a lo mejor algún alma descarriada que se entere de que este redil existe y me haga una visita. Siempre está bien hacer nuevos amigos, más si tienen colmillos.
Y, sí, algo de eso ha habido, es innegable. Pero sobre todo hay un espacio abierto para que cualquier bicho pálido con o sin capa se publique (iba a escribir "vea la luz" pero suena demasiado irónico). Y eso hace que la calidad descienda (y mucho) a veces.

More about No me mates

No me mates es un libro que no habría sido editado en nuestro país ni de coña si no fuera por la moda. Y es que no es buen libro.
Tiene alguna cosilla buena. Por ejemplo, la idea en sí no está mal. Que puedas leer de primera mano la desesperación de alguien que sale de la tumba, sola y muerta esperando que su amado "resucite" también, puede ser un buen tema. Eso sí, da como mucho para un relato corto, o unos capítulos. Pero la autora, un poco pretenciosa, queriendo ser guay y no llegando a chachi, hace que los monólogos interiores se sucedan en una sarta de ideas delirantes aburridas y cansinas, hasta hartar. El ritmo se pierde, y la acción también.
Así, a bote pronto, le sobran unas 200 páginas.
Sí que tiene momentos buenos, oscuros, sombríos, dignos de una buena novela de terror, un par de giros inesperados y unas cuantas buenas reflexiones.
Pero cuando sales del rollo y empieza lo que podría ser la acción la novela se acaba. Y, claro, es que hay segunda parte... aunque yo no la vaya a leer.
No, no la recomiendo. Y sí, me da rabia que alguna gente se llame "escritor" por cosas así. Con la cantidad de gente con talento y buenas ideas que nunca llegaremos a leer.
¿Sabéis por qué?
Por las p*%&#s modas.

jueves, 18 de febrero de 2010

Ganando vida

Ayer L. me envió un email que me resultó de lo más sorprendente.
Se trataba de unos cuantos enlaces a unos vídeos que te explican cómo hacer cosas de manera ultra-rrápida para ganar tiempo (o mejor, no perder tiempo) en tu vida diaria. Si mis cálculos no fallan, con estos consejitos ganaremos todos más de dieciséis días de vida, o unas buenas vacaciones.
Por supuesto, al final es todo publicidad: el enlace al que nos remiten es para vendernos cosas, pero los vídeos
(de verdad) merecen la pena. Os dejo algunos:







miércoles, 17 de febrero de 2010

Filomeno, a mi pesar

Ayer me terminé este libro que me ha acompañado en tantos viajes de autobús.
La verdad es que me ha dejado más bien indiferente. Es que no le he encontrado por ningún sitio "el truco" a la novela.
Me parece increíble que un personaje con una vida tan movida, con tanto viaje y tantos entornos diferentes, que vive un momento histórico tan importante me pueda resultar tan insulso. Filomeno va creciendo, va viajando, cambia de nombre igual que cambia de ciudad, se enamora y vive empapado de todos los cambios políticos y sociales de la Europa de su época. Pero no me llena ni un poquito. Es que ni siquiera me llega a caer bien, no me despierta ni un poquito de simpatía. Y para colmo ni siquiera me cae mal.
Me resulta imposible que en un vaivén tan grande de hechos la trama sea tan insustancial.
Reconozco el estilo, eso sí, y alguna reflexión que de verdad da en la diana, pero en general me parecen las memorias menos interesantes que he leído.
Al final se va confirmando mi teoría en torno a los Premios Planeta: no se puede confiar en ellos.

Photobucket

martes, 16 de febrero de 2010

Mi nueva estantería

Había visto la estantería de aNobii en el lateral de Libros Vampíricos (¿de verdad alguien se pregunta por qué di con ese blog?) y me había gustado más que poner sólo la portada de los libros que estoy leyendo.
Pero la verdad es que me he quedado alucinada de la cantidad de cosas que tienen allí además de la estantería.
Puedes hacer una base de datos al completo de todos tus libros: ya leídos, sin empezar o en proceso de lectura.
Puedes, por supuesto, comentar los libros, darles puntuación y conocer otras personas con tus mismos gustos.
Puedes llevar al día qué libros has prestado y a quién, e incluso hacer una lista de los libros que quieres y conseguirlos a través de otros miembros.
De momento he colgado mi estantería a la derecha (---->) e iré metiendo los libros que vaya leyendo de aquí en adelante, además de hacer una enoooorme lista de libros que quiero para ir tachando los que consiga.

Si es que... qué fácil es hacerme feliz

jueves, 11 de febrero de 2010

Luna de miel en cinco partes: y cinco


Hace ya casi dos meses, pero me he ido resistiendo a escribir esta entrada. He ido retrasándola, buscándome excusas, dejándolo a atrás.

Es cierto que lo he hecho con muchas cosas, que hay mucho que he dejado abandonado, incluso mi propio blog. A veces la vida te va enredando así.
Pero lo cierto es que en esto hay algo más. Me cuesta, porque es el último paso para reconocer que se ha acabado. Que ya no hay más lunas de miel, que he dejado de ser "la novia" y ahora simplemente soy una mujer casada más. (Tacha eso: soy una mujer más. O mejor, una persona más).
Ya no está reciente, ya no me quedan regalos por abrir, ni gente a la que contárselo. Cada vez menos gente me pregunta cómo va mi vida de casada y cada vez, por tanto, menos se sorprenden de mi respuesta "igual que la de soltera". Porque mi vida podrá haber cambiado un poco, pero no por este trámite. Y desde luego no me siento cambiada yo.
Y claro, ahora llega esa fase en la que cada vez más te preguntar por el niño, y la sonrisa la intentas mantener, pero a veces te dan ganas de partirte el culo de risa, o de no contestar.
Ains, hay cosas con las que no se juega... aún.
Y sí, lo reconozco, se ha acabado. Atrás se han quedado Rumanía, el hotel zen, la Montaña Mágica y el Palacio con Spa.
Y como último recuerdo tengo el agua termal saliendo de las rocas, el sueño en una cama bajo un arco de piedra, los desayunos con pan de hogaza, el desfiladero, la iglesia del siglo XI, el cerrado Museo de La Brujería y el Mirador de los Picos de Europa.
Y sobre todo, el cariño de la gente que me ha llevado de viaje en cinco ocasiones disntintas, todas irrepetibles.
Ya está, ya se acabó. Ya puedo volver a mi vida... ¿normal?

Fotico prestada de http://elnirvana.wordpress.com/

martes, 2 de febrero de 2010

Atrapada en el tiempo



Hoy es el Día de la Marmota... otra vez