sábado, 28 de agosto de 2010

Origen

Anoche Amó y yo fuimos al cine a ver lo que deberíamos haber escogido en un principio. Tengo que decir que hemos salido conmocionados, más aún que emocionados.
El guión es fresco, es original, es trepidante, tiene acción, te pega a la butaca y te hace en la misma medida, pensar, suspirar, aliviarte e incluso de alguna manera sufrir.
Es una película que se vive más que se ve y que pona a cada una de tus neuronas a bailar la polka.
Visualmente es impresionante y la banda sonora, por fin, ha conseguido que Hans Zimmer se reinvente a sí mismo.

Photobucket

El elenco es de lo más elegante. DiCaprio, para mí gusto, está inmenso, aunque lo eclipsa (quién lo iba a decir) Joseph Gordon-Levitt, que aparece hecho todo un caballero y que tiene un estilo que jamás le habría adjudicado (y que, totalmente off-topic y en un shortcut fugaz, cada día se parece más a Heath-cliff Ledger, su compañero de reparto en 1o Razones para odiarte). Además están Ken Watanabe, los dos bellezones, cada una a su manera, de Marion Cotillard y Ellen Page, un Tom Hardy con un papel de lo más solvente (rizando el shortcut, este hombre hizo de Heathcliff en una versión de Cumbres Borrascosas en 2009) y la aparición de Michael Cane, que siempre le da solera a cualquier peli.
Y, como colofón, tiene un final que... bueno, mejor no digo nada. Pero es increíble lo que se puede llegar a hacer con un simple plano.
Es lo mejor que he visto en mucho, mucho, mucho tiempo. Y... poco más que decir. Simplemente, hay que ir a verla.

viernes, 20 de agosto de 2010

Momento Carrie Bradshow

No soy una mujer coqueta. O, como diría un amigo, no soy una mujer al uso.
Me gusta verme guapa, claro. Me gusta maquillarme, pero no lo hago todos los días. Me gusta tener ropa bonita, pero odio tener que ir de compras. Le tengo una especie de fobia a los probadores y puedo llegar a huir de los espejos. Me aborrece perder el tiempo en la peluquería, aunque voy, y a una bastante carilla. No hago dietas ni me alejo del chocolate o de los dulces. No pestañeo, ni pongo morritos. No uso Wonder-Bra.
Me gusta lo natural. Busco lo cómodo por encima de todo y hago pocos sacrificios. Eso de "Para presumir hay que sufrir" me suena a cuento chino capitalista, a engañifa para que llegues a pagar por cosas que no harías en tu sano juicio.
Por eso me sorprende aún a mí misma que me haya dado el ramalazo de comprarme Los Zapatos.

Photobucket

Son un instrumento de tortura chino. Pero son preciosos. Sabía que, después del meneo autoinmune con el que estoy viviendo, para una ocasión especial (se ha casado N, una de las novias más bonitas que voy a ver en mi vida) llevara lo que llevara me iba a cansar. Así que de perdidos al río, me he comprado unos zapatos caros, de importación, que sabía que iba a aguantar medio minuto y que me iba a poner cuatro veces en mi vida.
Pero lo hice. Y los tengo en su sitio y de vez en cuando los miro. Se los he enseñado a todo el mundo. Estoy deseando volvérmelos a poner otro medio minuto para que me acribillen los pies.
Supongo que es lo más cerca que voy a estar de la pasión de Carrie por los Manolos. Arg, como me jode tener algo en común con ella, aparte del insginifcante detalle de que las tengamos dos... cromosomas X.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Shortcuts: Brockeback Mountain meets Emily Bronte


Son de estas cosas que una no piensa, y que, cuando las descubres, ves que era tan obvio que no sabes cómo se te pasan por alto.
El tema es que estaba viendo una peli con Amó y nos surgió una duda. Y cuando te surge una duda en una peli, vas a imdb.
Acabamos en el perfil de Heath Ledger (aquí). Para mí durante mucho tiempo fue simplemente "Patrick-el-de-10-razones-para-odiarte" (peli que he visto miles de veces, y aún no me ha cansado). Luego acabó teniendo nombre e identidad propia. Era uno de mis favoritos. Y, claro, con el ojo que yo tengo, acabó como acabó (por si lo dudábais, sí, también he sido fan de River Phoenix, y hasta de Corey Haim. Creo que es el síndrome de James Dean.)
A lo que iba, para mí Heath tenía nombre e identidad propias, y le he ido siguiendo en su carrera. Y, de repente, doy con su ficha en imdb y me encuentro con su nombre completo: Heathcliff Andrew Ledger.

Photobucket

Claro, cohone. De dónde va a salir Heath más que de Heathcliff, ¿no? Pos no lo había pensado nunca. Ni aunque viviera 100 años lo habría hilado.
Y me entró una nostalgia enorme, un no sé qué... Heathcliff, como en Cumbres Borrascosas. Qué bien le habría ido el papel, y nunca lo podrá hacer... Ni ése ni ninguno más...
Es el primer shortcut que me pone triste. Miedda.


martes, 17 de agosto de 2010

domingo, 15 de agosto de 2010

Compras de Maru

Una visita veraniega obligada en mi ciudad es La Feria. Teóricamente es un punto de encuentro con exposiciones y eventos varios... en la realidad la gente va más que nada a mirar los bazares y a por el bocata de calamares.
Amó y yo vamos cada año, él va a donar sangre y a merendar y yo siempre echo un vistazo a varias cosas.
Este año nos gustó especialmente un pabellón que tenía una exposición de hologramas. Es incríble cómo avanza la tecnología y cómo parece de verdad que los objetos están ahí en 3D.
Y luego, bueno, dimos la típica vuelta buscando los productos-tipo-teletienda. Este año al final nos hemos traído tres cosillas a casa: un mantel que teóricamente repele las manchas, una cortadora de embutido (sí, sí, habéis leído bien) y un invento nuevo para depilarse.
Es increíble cómo va cambiando la vida. Hace unos años para mí lo imprescindible era pillarme tres o cuatro pares de pendientes, una blusilla pintada a mano o unos pantalones de verano y jartarme a granizados.
Y desde que tengo casa... Hace dos años compramos un aspirador, el año pasado pillamos limpiador de parquet y ahora ahí estoy, con mi mantel de teflón toda ufana.
Que dentro de un par de años, iré con la bata de guatiné y los rulos. Si es que... cómo se estropean las compras...

lunes, 9 de agosto de 2010

Airbender

Hacía muchísimo que no pasaba. Y con mucho quiero decir, no sé, a lo mejor cinco años. Quizás más.
La cosa es que de repente pasamos por delante de la cartelera del cine, y Amó dijo. "¿Vemos una peli?". Fue como volver al principio de nuestro noviazgo, cuando no había hipotecas ni facturas y podíamos calcarnos 4 pelis o más al mes. Fue como un soplo de aire fresco, una novedad, una ilusión.
En parte decidió el azar, porque la peli empezaba en diez minutos.
En parte, yo me esperaba algo bueno. Si os digo mi top 10 de personas con las que me tomaría un café (algún día hablaré de lo que es para mí eso de "tomarse un café"), Shyamalan es una de ellas. Me encandiló con El Sexto Sentido. No me gustaron El Protegido y El Incidente, pero sí que les encontré el punto a El Bosque y La Joven del Agua, a pesar de lo verdes que las pusieron.
Y había visto el trailer y me parecía un estilo tan a La Historia Interminable, que me parecía que podría estar bien.
Amó tampoco se lo pensó mucho, y entramos.

Photobucket

Quizás ya seamos un poco talluditos para estas cosas y la peli está más pensada para un público infantil. Quizás habría que haber visto los dibujos para apreciar la peli. Quizás muchos quizases, pero a nosotros no nos ha gustado.
La estética es muy bonita, los efectos están bien conseguidos, pero el guión es flojo, flojo. Los actores no sé si son o no creíbles, pero el doblaje da bastante pena. Y bueno, la traducción del título también puede dejar un poco que desear.
Resumiéndolo de la manera más sencilla que he encontrado: la ilusión de mi vida no es pasarme dos horas viendo cómo un niño calvo hace tai-chi.
De verdad que no la recomiendo. Y de verdad que Shyamalan sigue pendiente de ese café, porque cada vez me gustaría preguntarle más cosas.

jueves, 5 de agosto de 2010

Hoy cumplo 16

Pues sí, pues sí. Parece que fue ayer, pero ya van 16 semanitas. Lo que son cuatro meses. O un tercio de año.
Al principio era el caos, el no saber, la incertidumbre... Luego la resignación y la pelea...
Ahora ya queda menos, o al menos lo menos gordo, aunque sea lo más largo.
Pero cuando uno se pone a calcular, los pelos se ponen de punta.
112 días. Sí que está durando el capítulo de House más largo de la historia.

miércoles, 4 de agosto de 2010

La Bella Durmiente

Este año, por las circunstancias tan majas que nos han llegado, estoy teniendo muchísimo tiempo para leer. Por primera vez voy a decirlo: más del que querría, nunca me había llegado a cansar hasta ahora.
Así que estoy haciendo muchas lecturas regulares, pero también muchas buenas.
En concreto, la que más me ha sorprendido hasta el momento ha sido esta: La Bella Durmiente

More about La Bella Durmiente

Como ya sabéis, me encantan las versiones "diferentes" de los cuentos infantiles, y ésta es sin duda la más diferente de todas.
Es difícil añadirle un género, no sé si es fantasía o ciencia-ficción, o si considerarlo un cuento de hadas de los de antaño, de los que tenían sus puntitos crueles.
Lo cierto es que es un libro con giros totalmente inesperados, que cambia de escenarios con una facilidad pasmosa y te deja siempre con una sensación fresca en cada cambio.
No he leído nada parecido en mi vida, y no sé si lo encontraré en el futuro, aunque quizás, si tiene un aire a algo, es a mi querida Tanith Lee.
En cualquier caso, hay momentos realmente duros, pero también muchas situaciones amables, es un libro que al final te deja buen sabor de boca, con una protagonista absolutamente encantadora y un montón de caña feminista y ecologista.
Lo recomiendo encarecidamente.

Y gracias a Sandy, de aNobii, por el intercambio ;)