lunes, 29 de noviembre de 2010

Últimas lecturas

Cerrar el año me está costando y en el último mes he andado un poco dispersa, y se me han ido yendo dos cosas que me encantaban: una, leer más; otra, comentar aquí lo que leo.Y cuando pasan estas cosas sólo hay una cosa que hacer: ponerles remedio. 
 La verdad es que es triste decir que, encima de que he leído menos estos días, he leído poco de calidad. Así que aquí dejo una pequeña reseña de lo que pueda merecer la pena. 

More about La carretera

Reconozco que no me habría llamado nunca la atención si no hubiera sido por todo el revuelo que montó la peli. Mi tío me la recomendó tanto, tanto, que, como siempre, quise leer primero el libro y luego verla. No había leído nada de Cormac McCarthy, y tampoco me llamaba. Ahora no sé si salir corriendo a comprarlo todo o más bien  quedarme con que esto va a ser lo único que me guste (Eso de "Todos los caballos bellos" pa' mí que no me va). La cuestión es que es un libro buenísimo. No sé que tiene este hombre que lo sabe describir todo de manera magistral: lo ves, lo oyes, lo hueles, lo sientes... Vives la historia en ese mundo gris, cubierto de ceniza, te identificas con esos personajes tan destrozados como el futuro que les queda. Parece increíble que una persona pueda conocer tan bien la naturaleza humana, que te haga creíbles situaciones tan difíciles de imaginar.  Y el amor, el amor puro, que salva, que ayuda a que la vida se abra paso entre la decadencia... Precioso. Muy duro. Conmovedor. Para soltar una pequeña lagrimilla. Todo un acierto.
Y como bonustrack un pequeño shortcut, un anciano que camina por la carretera, que se llama Eli... ¿llevará un libro? Desde luego el tipo de futuro podría perfectamente ser el mismo.

More about Descansa en paz

Lindqvist me conquistó hace ya lo suyo con "Déjame entrar". Supo darle una vuelta a un mito cada vez más trallado (por no decir mancillado, snif) y hacer una novela cojonuda. Ahora vuleve a la carga con el tema de los muertos resucitados (no me atrevo a escribir zombies) . Y sí, le ha sabido dar también la vuelta. Ha conseguido pensar en las personas, en cómo reacciona una sociedad ante algo tan antinatural. Ha retratado a personajes con toda su humanidad, cada uno actuando como ha podido ante algo que conmociona a todo un país. Me ha hecho pensar sobre la muerte, y ha conseguido momentos realmente bellos, sobre todo hacia el final de la novela. Pero también tengo que decir que a ratos me ha resultado tedioso, que se he metido en terrenos un tanto farragosos, de los que para mí no siempre sale bien parado.Quizás al leerlo después de La Carretera también lo ha empañado un poco. Aún así, muy recomendable para los que buscan algo diferente, no para los amantes de los cadáveres andantes devoradores de cerebros.
More about Vi

Un relato que conocí gracias a mi librera y que no podemos perdernos los amantes de los chupasangres. Clásico, oscuro, estremecedor y sencillo. No se puede pedir más para acabárselo de una sentada.

More about La alargada Sombra del Amor

Volver a la carga con Mathias Malzieu ha sido un placer. Esta vez, aunque repita personaje, es una historia totalmente distinta. Y, de nuevo en mis últimas lecturas, aparece la muerte. Una nueva perspectiva para esta amiga nuestra, de nuevo dulce y consoladora. Para leer con pañuelos de papel la lado (o eso, o yo estoy muy llorona ultimamente, que todo puede ser) 

More about La evolución de Calpurnia Tate

Todo un regalo. Al principio es inevitable la comparación con Flavia de los extraños talentos, pero no tienen mucho que ver, más allá de lo obvio. Calpurnia es una protagonista encantadora, sus hermanos son todos un cielo y una acaba enamorada de toda la familia. Callie nos hace ver cómo era la vida de las mujeres al empezar el siglo XX, los corsés, el decoro y el régimen social, pero también la posibilidad de cambio, la perspectiva que trae el nuevo siglo. Muy bonito, muy amable y un descanso para mí después de tanta oscuridad seguida. Como un pequeño caramelo. 

Y, eah, ya está. Me quedo contenta por unos días. 

lunes, 22 de noviembre de 2010

Arggggg

Sábado por la tarde. Amó y yo en la FNAC. Acabamos de jartarnos a  yogulado y de comprar unas cosillas. Después de babear en la sección de cómic y de flipar de lo poco puesta que estoy últimamente en novedades, me voy a la sección de bolsillo. 
Ya sé, ya sé. Yo ya no soy joven y tengo mucha  (como dice Amó) "ma'hostia". Pero estas cosas me pueden. 
Una versión de tapa blanda de Orgullo y Prejuicio, con portada negra y letras grises y una flor que me resulta familiar en la portada. No sé, noto algo raro, algo extraño, algo que no me cuadra. Jane Austen en ese formato resulta inquietante. Hasta que leo una frase rodeada con circulo rojo "Los libros preferidos de Bella y Edward".

Orgullo y Prejuicio

Acabáramos.  Hemos llegado a un punto en el que para vender un clásico de la literatura inglesa (y universal, por supuesto) uno ya no recurre a que es un clásico. Coñe, que se vende por sí mismo. Que es una de las grandes historias de amor de la literatura. ¡Que está Mr. Darcy! ¿Pero quién coño puede necesitar más que esos protagonistas?
Pues no, a día de hoy para vender a Jane Austen hay que recurrir a Crepúsculo. ¿Pero en qué coño de mundo vivimos? ¿Qué les ha pasado a todos los editores? ¿Dónde está la decencia?
Manda cojones. Que ya veo slogans en la portada de otros libros...

En Drácula, de Bram Stoker "El vampiro que Edward no querría tener en la familia"
En El Quijote, de Cervantes "Tan loco como Bella por su Edward
En La Regenta, de Clarín "¿Edward o Jacob? Ana Ozores también se debate entre dos hombres"
En Moby Dick de Herman Melville "La misma obsesión de Victoria por matar a Bella... pero en el mar"
En Los Pilares de la Tierra, de Ken Follet "Hay algo que perdura en el tiempo más que los vampiros: las catedrales"

Como se me ocurrirán más, iré actualizando... ¿Alguien se une?

La compensación literaria del fin de semana fue todo lo que me reí ayer cuando Amó me habló de lo obsesionada que yo estuve por "Red Moon" o "Darkside" de "Sarako Salakomo". ¿Adivináis a qué se refiere? La respuesta AQUI. Lo peor de todo... es que yo le entendí.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Po zí

Pérez Reverte es tan duro que ha conseguido que YO me una a Twitter

Ahí a la derecha lo tenéis... Pa' lo que sirva

jueves, 18 de noviembre de 2010

La silla

Cuando en una conversación sale el comentario de que voy a clases de tango, la pregunta más frecuente es "¿Con rosa o sin rosa?". Siempre me ha hecho gracia lo cerrado que tenemos el cliché. Poca gente me pregunta por los tacones o la falda, o a Amó por el sombrero o el traje. Pero la rosa está ahí, en las bocas apretadas de las películas, marcando nuestra imaginación. 
Pues no, en estos meses nunca jamás hemos hecho nada con rosas. Tampoco bailamos pegando las mejillas, estirando el brazo y caminado con decisión hacia adelante en un gesto dramático y brusco. Los clichés sólo son éso.
Sin embrago, el último día tuvimos un ejercicio diferente, que me encantó: bailamos con silla.


silla
Hemos dado con un escollo en los pasos nuevos: son más difíciles, más técnicos y más elaborados, y nos están costando un poco más que los anteriores. El tango es así: no es difícil hacer los pasos, lo complicado es hacerlos bien. O medio bien. O simplemente pasables... Mejor no sigo.
Así que allí estábamos, todos en fila, girando alrededor cada uno de su silla, marcando el tempo, con una concentración sublime. 
Por un momento tuve la fantasía de que podía verlo desde fuera, como una coreografía sincronizada, y me dio la sensación de que tenía que ser hermoso. 
Cuando parecía que lo teníamos cogido, probamos a ensayar los pasos en pareja. Y ahí ya sale todo: el equilibrio (o la ausencia de), la aceleración del ritmo, la falta de compenetración, los pisotones...

Que le den por c**o a las rosas...
¡Qué bien bailan las sillas!

lunes, 15 de noviembre de 2010

Paradoja

Lo único que me jode de no tener Facebook es no poder crear un grupo de

Ni tengo Facebook ni tengo pensado hacerme uno

¿Alguien me comprende?

Photobucket

viernes, 12 de noviembre de 2010

Más vale tarde...

Llegó con tres heridas
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.
.
Con tres heridas viene
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.
.
Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.
Miguel Hernández (1910-1942)
Feliz Centenario

miércoles, 10 de noviembre de 2010

To blog or not to blog?


Hoy decían en la radio que los blogs son cosa del pasado, que ahora es todo Twitter y Facebook... La frase estrella fue

Sabes que te estás haciendo mayor cuando abres un blog

Ya sabéis, gente... estamos p'al arrastre...

Photobucket

lunes, 8 de noviembre de 2010

Tango maldito

Ya está comprobado: algo hay. Llevamos tiempo con la hipótesis, y este finde ha quedado clarísimo. El tango tiene un componente esotérico importante.
Siempre nos pasa lo mismo: el primer tango de la noche es un horror. Va con traspiés, no se coge el ritmo, los ochos salen revirados, los giros se atragantan y es imposible cuadrar el final.
Al principio, Amó y yo pensamos que era cosa nuestra, de falta de compenetración matrimonial, pero con S. a él también le pasa. Y a mí me pasa también con otras parejas de baile.
El Sábado tuvimos cena bailonga y... de nuevo, pasó. No sólo a nosotros, a todo el mundo. El comentario fue: "Ese primer tango ..." 
Por suerte, tras unos cuantos bailes latinos y americanos y tras adentrarnos por primera vez en el mundo de la milonga (¡Pues sí, qué milonga!) el último tango salió, al menos, tirando a aceptable.
Ahora la pregunta, es ¿qué remedio argentino hay para no caer en El Tango de La Muerte?

martes, 2 de noviembre de 2010

Mi tesssssoro

No se cumplen años todos los días, y tampoco se cumplen décadas todos los años. Así que la nena que se hace vieja necesita una compensación para todas sus arrugas, y este año ha sido tan increíble que no puedo reprimirme el plasmarla aquí.
Mis seres queridos me han regalado:

  • Una tableta gráfica
  • Una muñeca Draculaura
  • Un calendario perpetuo de Pesadilla Antes de Navidad
  • Zero, de Pesadilla
  • El alcalde de Pesadilla
  • Un centro de flores
  • Un vestido de Desigual
  • Una camiseta básica negra
  • Unos pendientes de azabache
  • Una bufanda
  • Una diadema de brujas
  • Un espumillón con calaveras
  • Un cubo de chuches
  • Un turbante
  • Un neceser de Victoria Francés
  • Un hada para sentar en mi estantería
  • Unas zapatillas preciosas con una bruja
  • Un tratamiento de belleza
  • Un pañuelo
  • Dos lacas de uñas
  • Un lápiz de labios
  • Un lápiz de ojos
  • Un dúo de sombras
  • Un colorete
  • Un pincel para ojos
  • Una hidratante con color
  • Unas bombas de baño
  • Un paquete de chicles
  • Cuatro llamadas de teléfono
  • Seis emails
  • Doce sms
  • Una felicitación del Dr. Kawashima del Brain Training
Regalos así la hacen a una muchísimo más joven XD
(edito, 20/11/10)