miércoles, 19 de enero de 2011

Maltrato televisivo

Lo llevo sufriendo toda mi vida. Cuando cortaron de raíz, sin más ni más, Los Caballeros del Zodiaco. Hubo que esperar meses a que los repusieran en Tetacinco, y me coincidía con los entrenamientos de atletismo.
Más sangrante fue lo que hicieron con Urgencias. Llegó a empezar más allá de la medianoche, y, de repente, se quedaban sin capítulos nuevos y te metían una temporada pasada al azar. La tres antes de la uno, la cuatro después de la dos...
Con Dias de cine me llegó a pasar lo mismo. De quedarme despierta hasta horas imposibles, sabiendo que me iba a costar madrugar, cada poco en un día distinto de la semana. Hasta el cambio de presentador, que para mí hizoque mueriera el programa.
Ahora lo vuelvo a sufrir. Cuando encuentro un programa que me devuelve las ganas de ver la tele, que me hace esperar su emisión, e incluso planificar mi vida para poder estar delante de la caja tonta cuando lo emiten y pienso "AL FIN". Y me reconcilio con los programadores y los especuladores relevisivos y me vuelve la fé en que existe algo más que Noriasy  Tómbolas y Mierdas Rosa Variadas. Cuando estoy feliz, y hasta he conseguido que Amó vea conmigo el programa en vacaciones... Lo cambian. Lo ponen a unas horas en que no lo puedo ver.
Mierda y mil veces mierda.
Y aún así, hoy día no me puedo quejar, porque por suerte, y gracias a Internet, puedo ver, aunque sean enlatados y a destiempo, los programas que me he perdido. 
Pero, con todo y con eso, siento que me han arrebatado un trocito de felicidad, y otro pellizco de mi ya casi inexistente fe en la television. Y , sí, me parece muy triste. 

¿Qué cuál es mi nuevo vicio? Qué pregunta: Página 2.

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE