lunes, 4 de julio de 2011

Llenar un finde

A veces es necesario tirarse y apatatarse, porque el cuerpo "no da pa más". Unas horillas vegetando, y el Lunes te encuentras más descansado. Pero, eso sí, el finde no dura un cagao. Se te pasa todo muy flushhhhh. Sin pena ni gloria.
Este finde nos han propuesto un plan diferente, y vaya como nos ha cundido. Hemos puesto el despertador, hemos agarrado la mochila y nos hemos puesto rumbo a Burgos. Con dos 00. Cruzando provincias y sumando kilómetros. Olé por el chófer.
Es una pasada llegar a otra ciudad de clima totalmente diferente, sentir el sol de otra manera (a lo mejos es simplemente sentir el sol )y notar como se van secando mis articulaciones entumecidas por la p... humedad.
Así un día parece mucho más intenso que un día: pasear por los alrededores del Museo de la Evolución, acercarse a esa fuente que suena como un mar rompiente, cruzar el puente para pasar al lado de la estutua de El Cid, recorrerse El Espolón, a la sombra de los plátanos, cogerse el Chú-chú para llegar al Castillo y observar la vista panorámica, comer en una terracita, visitar La Catedral...
La ciudad lo merece. Bueno, en realidad se merece pasarse por lo menos un finde para verla bien, porque la oferta cultural es impresionante. Pero como primera incursión, ha estado más que bien.
Y luego la vuelta, con una paradita en un par de pueblos tipicos y una buena cena para acabar. Que sí, que hemos llegado mataos. Pero encantados. Ya planeando la próxima.

Photobucket

¿A cuántas horas de coche queda eso desde aquí?

1 VALIENTE:

Raquel dijo...

Pues sí que aprovechasteis bien el fin de semana. Así da gusto!!

Besos!!