martes, 22 de noviembre de 2011

Adiós, Medium

Aún vivía con mis padres cuando la empecé a ver. De aquella teníamos Imagenio. Lo recuerdo como si fuera ayer, sobre todo porque la veía a mediodía y era la eterna lucha con mi abuela:

Va a empezar el telediario
Empieza  a las 3. Esto acaba antes de las 3.
Va a empezar, vete cambiando de cadena
Hasta las 3 no empieza, esto acaba antes de las 3, cuando termine cambio y te da tiempo
¿Que te cuesta ir cambiando ya?

Lo cual terminaba en dos opciones:

  1.  yo cambiaba de canal antes de tiempo, me perdía justo el final del capítulo y mi abuela empezaba a roncar en cuanto empezaba el telediario, o...
  2. yo no cedía, mi  abuela se enfadaba, empezaba a gruñir sin dejarme oir nada del final del capítulo y se dormía en cuanto empezaba le telediario.

Ah, que tiempos....

 Cuando me mudé de casa, llegó la libertad de ver Medium cuando quisiera, aunque ya llevaba unos cuantos capítulos. Amó y yo hacíamos acopio de varios para verlos en sesiones largas. Era todo un acontecimiento eso de...

¿Qué hay para ver?
Tenemos capítulos nuevos de Medium!

Hombre, no voy a decir que es la serie de mi vida, pero me gustaba mucho. Tenía una manera especial de tratar el tema, sentido del humor, capacidad de innovarse, unos personajes con mucho gancho, esa familia, ese matrimonio, esas hijas-hermanas, el poli quemado que en el fondo es un buenazo y que me hacía babear... Ains. Que me encanta este tío.
Sé que todo el mundo la comparaba con Entre Fantasmas, pero para mí no hay color. Ni en el carisma de la prota, ni en los guiones, ni en el tratamiento vida-muerte... O igual sólo es que odio a Jennifer Love Hewitt.
Photobucket

Cuando llegó la séptima temporada a España yo ya sabía que la serie iba a acabar. Al fin se cumplían las plegarias de mi madre que no soportaba a Patricia Arquette y quería que se la llevara un fantasma de una p&%/$#@ vez. Bueno, tampoco es un drama. Las series se terminana. A veces hay series muy buenas que por lo que se sea no petan, dejan de ser rentables, se diluyen entre tanta competencia en una industria muy exigente de resultados. 
Amó y yo nos dijimos "Pues nada, a disfrutar esta última temporada". Y oye, algunos capítulos fueron muy buenos. 
Pero llegó el final.Y se notó demasiado que todo quedó terminado con prisas. Hicieron el truco fácil de la tragedia rápida y la lagrimilla tonta, sin mucha orden ni concierto, sin una buena base de los acontecimientos, queriendo hacer trucos con flashbacks y sueños y...
Ha sido un mal cierre para una buena serie. Un acabao con prisas. En dos palabras: un asco.
¿La parte buena? Hay un final aún más cutre que el de Perdidos.

Algo es algo.

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE