viernes, 11 de noviembre de 2011

La historia que os debo de Serendipity

Íbamos en el tren, comentando las clases. Ella era de un curso o dos por debajo, sólo coincidíamos en alguna optativa y  en el tren, pero nos caíamos bien (al menos, puedo hablar por mi parte) y nos reíamos mucho juntas. Quizás porque nos llamábamos igual.
Ella me comentó lo de Serendipity, que yo áun no había visto.
Me contó simplemente que la chica era una romántica empedernida fiel creyente en el destino y las señales, y que unos años después se hacía terapeuta y hablaba de forma técnica, pragmática a más no poder.  Estímulo - respuesta. Tú tienes el control de tu vida. Y blá. Yo me partía de risa. Después vi la peli, por curiosidad. y me pareció lo que me pareció.
En la Facultad de Psicología  Magia pasa eso. Ya en el primer año te tiran por tierra tus ideas adolescentes. Todo es técnico y operativo, y práctico, de laboratorio. Si quieres evaluar y tratar a los demás tienes que cambiar la mirada. Formatearte. Las leyes de la conducta son así.
Todo el mundo vive lo mismo en el primer año de carrera. Pero como la Psicología Magia está tan ligada a la vida diaria se hace muy evidente. (Yo solía decir que seguramente un físico no experimenta lo mismo en primero de carrera. Hasta que vi Big Bang Theory estaba segura de ello.) De alguna manera, te cambia la forma de ser. Para bien o para mal. O para mal o para mal. Lo de toda la vida: defoirmación profesional.
Lo más divertido es que después de reírnos de la peli de las casualidades, y del lavado cerebral de la carrera, años después nos encontramos de sopetón en un autobús, en otra ciudad, en otra Comunidad Autónoma por el más puro azar. Fue una sorpresa curiosísima.
Igual sí que hay algo de Serendipity en la vida. Pero por amor de Zeus, esa película es un truño!!!!

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE