jueves, 10 de noviembre de 2011

Una de funciones corporales

Leyendo "La Loca de la Casa" (reseña en construcción) me encontré con este texto:

Resulta que las mujeres sangramos de modo aparatoso y a veces con dolor todos los meses, y resulta que esa función corporal tan espectacular y vociferante está directamente relacionada con la vida y con la muerte, con el paso del tiempo, con el misterio más impenetrable de la existencia. Pero esa realidad cotidiana, tan cargada de ingredientes simbólicos (por eso los pueblos llamados primitivos suelen rodear la menstruación de complejísimos ritos) es sin embargo silenciada y olímpicamente ignorada en nuestra cultura. Si los hombres tuvieran el mes, la literatura universal estaría llena de metáforas de la sangre.
Ya el texto en sí me parece de diez. Una joya. Une realidad como un templo. Pero además me dio que pensar. 
Recordé eso típico que sabemos todos de que en algunas culturas se desterraba a las mujeres con el mes a una cueva. Siempre tuve una sensación terrible de desazón sobre ese tema. Desterrada una buena parte de tu vida fértil sólo por nacer con ovarios. Qué injusto.
Pero se me encendió una chispita. Quizás una estupidez, pero quizás una genialidad. 
¿Y si no fuera así? ¿Y si esa sociedad en realidad fuera matriarcal? ¿Y si las mujeres no protestaban porque estaban de acuerdo?
Porque seamos serios... 

¿es menos cruel mandarte a estudiar, a trabajar, a hacer tu vida, muerta de dolor y de molestias esperando que des lo mismo que los demás que están como una malva? 
¿Acaso no sería mejor quedarse en casa y descansar? 
¿A veces no es mejor una cueva que la jungla?


Yo creo que me apuntaría a un poquito de humedad y silencio antes que soportar gilipolleces cuando simplemente no estás de humor....
¿Será factible mi teoría?
¿Hay algún antropólogo en la sala?

1 VALIENTE:

Cle dijo...

Me apunto a la cueva!