sábado, 17 de agosto de 2013

Bombos, premios de consolación y cilindrines...

Muchos de los que me leéis me conocéis en persona, y sabéis que mi vida personal aquí la comento a veces de refilón, incluso en clave, pero en general no es precisamente de lo que más hablo. Casi es más bien al revés, si paso poco por aquí es que mis cosas pesan tanto que no me dejan mucho espacio para darle a la tecla.

En este caso voy a hacer una excepción, porque tengo ganas de echar bilis con un tema que, más que nada, me sorprende, y que me haría reír si no tuviera un cierto transfondo triste... Voy al lío.

Estoy embarazada. Espero un niño para dentro de muy pocas semanas. Estoy muy feliz, es algo que quería hace tiempo y que, como todo lo bueno, se hizo esperar. Llevo un embarazo estupendo y todo va bien. Miel sobre hojuelas.

Lo que quiero comentar aquí es algo que he observado en la actitud de la gente.

Lo más normal es que cualquiera, familiar, amigo, conocido, y hasta gente que te encuentras en el bus, te pregunte cosas muy lógicas: "¿Para cuándo es?" "¿Cómo te encuentras?" y "¿Es niño o niña? (en un caso me han preguntado, con mucho acierto en los tiempos que corren, si era niño, niña o gemelos).
Hasta ahí todo bien.

A la última pregunta yo siempre contesto con una marcadísima satisfacción: "Niño". Porque estoy encantada de que sea niño. Exactamente igual que estaría encantada si fuera niña. Incluso lo digo muchas veces, y la gente me mira raro: si fuera una rana, pero todo estuviera bien, estaría superfeliz de tener a mi rana. Y si fuera un conejillo, con que tuviera las orejinas y el rabo en su sitio, también estaría superfeliz.

Quizás tenga que ver con mi historia clínica, con la espera, con los contratiempos y con ese tiempo que Amó y yo llevábamos esperando para conseguir llegar aquí, pero me parece que si llevas a alguien en el vientre (que, poniéndonos un poco ñoños, es de verdad algo que parece casi milagroso), con que ese alguien y tú estéis bien, quién sea es lo de menos. O mejor, dicho, "lo que sea".

Cierto es, que en un ramalazo hormonal de estos que nos dan con el carné del club de futura mamá, yo llevaba diciendo casi desde el principio que era un nene. Pero superconvencida, como si tuviera más del 50% de posibilidades de acertar... Sonó la flauta, pero me hubiera importado una caja entera de pepinos equivocarme, la verdad.

Antes de saber la identidad sexual del retoño, en mi entorno se hacían apuestas, y hubo una conversación estupenda en guasapeos donde se acuñó el término "cilindrín" (una auténtica genialidad de mi amiga Raquel)

Así pues, llega la eco tan esperada y "habemus cilindrín". Y para cuando la gente pregunta, ya tiene una la respuesta. Y ya os digo, que contesto con una satisfacción tremenda  (ahora al final igual hasta reconozco que más enfatizada) "Un niño"

Y todo esto lo digo porque... Tendríais que ver la respuesta general de la gente:

Bueeeeeeeeeeno, lo importante es que venga bien.... (cara de desilusión) Total, es el primero... que más dará... (mirada desangelada) . Que se oye la típica música de fallo de los concursos:
won won won wooooooonnnnnnnnnnn

Alguna gente pregunta "¿Y qué queríais?" y me miran con cara de "te lo creerás tú" cuando digo que nos daba igual...

Es curioso, porque la gente que responde así suele ser gente ya un poco entrada en años. Y sobre todo son mujeres (creo que la gente más joven también lo piensa, pero disimulan mejor...). Mis padres, que también van presumiendo de abuelos, han notado el mismo efecto. No pasa una, ni dos veces. Pasa muchísimo.

Y yo me pregunto... ¿tienen los cilindrines algo de malo?

 photo Sexo-del-bebe_zps43bc2a25.jpg

Hasta hace no mucho, era más bien al contrario. Sobre todo en el pueblo, todo el mundo quería un hombre primero, un mayoral (que dice mi madre) para conservar bien el apellido y quedarse con los negocios y demás. Luego que viniera la nena, pa cuidar la casa y a los padres cuando fueran mayores.

Que igual es eso... Igual las pobres señoras se preocupan porque cada vez somos  padres más mayores y a ver quién nos va a cuidar cuando lleguemos a carcamales, pero me da que no...

Antes también se decía eso de que para las mujeres eran mejor los niños, y las niñas eran más de los padres (restos edípicos, supongo. Yo a mi padre lo adoro, y nos llevamos muy bien,pero somos iguales y hemos chocado toda la vida en las mínimas pijadas, y con mi madre me entiendo de maravilla...)

Al principio, me sorprendía. Ahora ya lo esperas como algo más que te van a decir y a lo que no haces puto caso, pero me parece triste.

Me parece trsite que el sexo (el género, que se dice ahora) pueda ser un tema decepcionante. Que de repente los niños sean premios de consolacíón, y molen menos, y valgan menos...

Después de tantos siglos de desigualdades, de ser las mujeres una mierda, ahora en vez de igualar las cosas, ¿vamos a hacer unos mierdas a los tíos? ¿sirve de algo devaluar a los hombres?

Aparte que.. hagamos análisis. ¿Por qué es mejor una niña? ¿Por poder ponerle vestiditos y lazos y puntillas, porque son mas buenas y sumisas y no se pelean, por poder peinarles trenzas y coletas y ponerles pendientitos y tener una mini barbie particular? ¿Porque son más sociables y emocionales y están más pendientes de la familia? ¿Porque cuidan la casa?

Estereotipos.

Yo voy a tener un hijo. Y por ser hombre, se va a perder cosas, como por ejemplo, lo que yo estoy viviendo ahora. No vivirá un embarzao, ni una mentrsuación, ni un orgasmo clitoriano... Yo tampoco sé lo que es una erección, o eyacular. Y tampoco es que me quite el sueño... A cada uno nos toca nuestro lado, y todo no se puede tener. 
Pero, en un mundo que (si no lo reconocemos, negamos realidades) aún sigue montado, gobernado, y pensado por y para hombres, sus ventajas tendrá...

En cualquier caso, espero educar a mi retoño, antes que nada, como persona. Aunque sea persona con cilindrín. Espero poder enseñarle a ser independiente y válido, a poder vivir solo, a cuidar su casa (no la mía), a querer a quien se lo merezca, a respetar a las personas y a manejar emociones, que no por tener cilindrín va a ser un cardo borriquero. Espero que pueda crecer y desarrollarse como uno más. Intentaré que tenga claro que antes que niño o niña uno es persona y que no hay tanto cosas de niños o de niñas, como cosas de cada uno. Que a mí me gustaron toda la vida los coches de juguete y no he salido disfuncional.
Claro que no le pondé vestiditos ni le regalaré muñecas (salvo que las quiera), Seguramente juegue con balones y coches y camiones y  naves espaciales, y sueñe con ser policía o bombero, y no princesa. Y estará bien.

Pero ante todo espero enseñarle que hay ciertas presiones sociales que uno debe tomar con distancia, y que hay actitudes del mundo a las que uno no debe hacer caso. 

...Como por ejemplo, una panda de gilipollas cuadriculados que te quiera hacer creer que traer un cilindrín al mundo, es una decepción...



5 VALIENTES:

Anónimo dijo...

A mi me dijeron: cómo vas a tener tú una niña!!! Estás segura?? Pero si no te pega!!! jajajaja....yo creo que al final consiste en decir una chorrada,sea la que sea, porque la "envidia" les nubla la mente y no les deja expresar un "qué guayyy:Enhorabuena!!!

Áncora dijo...

jajajjajajaja

Oye, ahora que lo dices, a mi me dijeron "Estarás contenta de que sea niño, os pega mogollón!" ...

Es otra cosa que no entiendo, lo de "pegar"... Sobre todo porque amí me pegaría más un murciçelago, seguramente XDD

En fin, entretenido es, esto de las contestaciones de la gente...

Raquel dijo...

Teneis para escribir un libro! jajaja.

Además sólo hay dos opciones en estos casos y por estadística somos más chicas así que los "cilindrines" casi son un regalo más que el premio de consolación.

Besos!!

Áncora dijo...

Na, Raquel, si una boda daba para tantas anécdotas, un embarazo también da pa unas cuantas...

Pues sí que es verdad, que los cilindrines son un bien más escaso... Aunque los pobres sean una mutación menos evolucionada :P

Bsss

Supervero dijo...

Buff, es que hay gente que, con todos mis respetos, es muy zoqueta. Un cilindrín siempre alegra la vida además :D