lunes, 25 de marzo de 2013

Cuando tuve, yo te tuve...

La verdad es que hubo un tiempo en el que yo pensaba que mi abuela era como las montañas, o como el mar: que siempre había estado allí y que también iba a seguir ahí siempre. Claro está, las cosas no son así. Se fue, como se van yendo todas las abuelas, aunque tuve la suerte de disfrutarla por muchos años.
Tuvimos nuestros más y nuestros menos, como cualquier pareja formada por dos personas que se llevan tantos años y que tienen que convivir día a día; pero siempre nos llevamos bien.
Cuando era pequeña me salía de mi cama para meterme con ella a pasar la mañana, y me contaba cuentos y me cantaba canciones...

No recuerdo ni una canción  infantil de sus labios.

Recuerdo que me cantaba mucho "Rascayú", y ya lo había mencionado aquí.
Recuerdo que me cantaba cuplés y canciones picaronas, como una de un chico al que llamaban Mojamé (supongo yo, ahora que soy más vieja, que iba por un juego de palabras con Mohammed) y que terminaba sonando algo así:


Mojamé, Mojamé, Mojamito, 
Mojamé , Mojamé, Mojamé 
anda mójame un poquito 
y mojada la dejé

Y por más que he ido buscando no consigo encontrarla por ninguna parte. Y dudo que se la inventara... Si alguien tiene una pista, os lo agradeceré...

(Vale, alguno dirá que vaya cancioncita para cantarle a una nena, pero si pensáis un poco en "Don Federico" o "Un gato se tiró a un pozo" tampoco es que anduviéramos muy finos en lo políticamente correcto en los 80...)

Recuerdo que me cantaba muchísimos corridos mexicanos, como el famosísimo "Allá en el rancho grande"


Y uno muy mítico y muy repetido que intercalaba una estrofa que al parecer yo reproducía cuando  no sabía ni hablar bien:

Serían las dos, serían las tres
Serían las cuatro, cinco, seis de la mañana
Cuando estaba con mi novia cortejandoe n la ventana

Llegé el papá, llegó el papá
Y me trató de sinvergüenza
Pero yo muy orgulloso porque tengo mi dinero...

Cuando tuve yo te tuve, te mantuve y te di
Hoy no tengo, ni te tengo, ni mantengo ni te doy
Búscate otro que te tenga, te mantenga y te dé...
Hoy no tengo, ni te tengo, ni mantengo ni te doy...

Luego añadía algo que o bien era de cosecha propia o de otra canción, que a saber de dónde era:

Chata, chata y pelona
Ya no te acuerdas cuando andabas en chancletas...

El otro día mi madre escuchó la cancioncita y nos acordamos de todo. Ahora, además, que está una en un momento ñoño de la vida con mucha regresión a la infancia, me invadió una ternura inmensa, y me puse a buscar como posesa . Y hay versiones a porrillo...





Qué queréis que os diga, me veo más cantándole estas chorradas a mi peque que algunos de los Cantajuegos...
Qué nostalgia de Lolía...


lunes, 4 de marzo de 2013

Taller de carvado

Una de las mejores cosas que tiene esto de Internet es la cantidad de gente genial que puedes conocer. Teniendo en cuenta que Amó y yo (como algunos sabéis) nos conocimos por estos lares y llevamos ya casi diez años juntos, no es nada raro que yo sea una clara defensora de la red como modo de conocer gente.

Desde el otoño pasado tuve la suerte de contactar con un grupo de chicas que comparten intereses, gustos y muuuucho arte. Hemos ido haciendo pequeñas reuniones, conociéndonos y organizando  cositas... Y ayer marcamos un pequeño hito en nuestra pequeña historia conjunta organizando nuestro primer taller.

Todas estábamos emocionadísimas por haber visto la cantidad de cosas que la profe sabe hacer, y que hemos ido viendo en su blog. Es un rincón preciso con muchísimas cosas que no os podeis perder, se llama La Fábrica de Secretos.

También nos habíamos emocionado un poco en Navidad cuando quedamos para envolver regalos y vimos la de juego que dan los sellitos.

Pero lo de ayer fue... casi ni hay palabras. Nos reunimos en un sitio que me encanta (el Bar Tabú) y durante un par de horas el tiempo empezó a volar... Todas aportamos nuestro material, nuestras ganas de trabajar y un montón de risas y pudimos hacer cosas muy muy chulas con la ayuda de la profe, que además de ser una chica de lo más creativa se lo curró muchísimo para que pudiéramos aprender, y hasta nos trajo unas libretitas para poder "jugar" con nuestras nuevas creaciones.

En este post tenéis un montón de fotos estupendas, y su crónica del evento.

Yo os dejo lo que yo hice de mi primera incursión. En breves espero ir colgando más... a ver cómo me las apaño ahora yo sola!!!

Photobucket