jueves, 12 de diciembre de 2013

En Llamas

Después de la orfandad que sentí al terminar Harry Potter (y que ya comentaba aquí), la saga de Los Juegos del Hambre ha sido un gran acierto para tomar el testigo. 
Amó y yo nos escapamos a ver En Llamas y salimos encantados.
Para empezar, había sido un libro muy intenso, con lo que yo lo veía muy difícil de condensar, pero creo que como historia ha estado fenomenal. Quizás se centra un poco más en el triángulo amoroso de lo que yo querría, pero no deja de lado nada de lo demás, que es lo importante. (tampoco puedo olvidar que yo a esas alturas literarias era totalmente del "Team Gale").
Hay un buen retrato de los personajes, acción a buen ritmo, la estupenda ambientación de escenarios, Distrito a Distrito sin olvidar el Capitolio, y esa manera genial de recrear un mundo que se hace futurista y muy cercano a la vez.

 photo catching_fire_poster_by_grodansnagel-d4zqc69-723x1024_zps17e81c93.jpg
Jennifer Lawrence como Katniss sigue siendo una estupenda elección, y Josh Hutcherson como Peeta cada vez está más en su piel. A Liam Hemsworth/Gale lo veo sosainas, pero dándole un par de vueltas, acabé pensando que tampoco es que fuera un personaje con un trasfondo que tirara patrás.
Me encantó Sam Claflin como Finnick, un personaje tan carismático siempre es un reto, pero el muchcacho ha sido capaz de guardar todos los secretos del Capitolio en la comisura de los labios. Ver a Jena Malone siempre es un placer, más cuando se convierte en un shortcut fugaz Juegos del Hambre/Orgullo y Prejuicio. Curioso que tampoco sea el único, cuando Mags no es otra que Lynn Cohen, la asistenta de Miranda (es llamativo que Sexo en NuevaYork haya dado para un par de shortcuts frikis).
En fin, que la recomiendo encarecidamente y que espero con ansias la tercera parte. Me han entrado unas ganas enormes de releerme la trilogía, pero creo que tendré que posponerlo un poco. 
De momento os dejo con una chorrada que me hizo sonreír.