domingo, 1 de enero de 2017

Los libros de 2016

2016 ha sido un año duro para muchas cosas, y una de ellas ha sido la lectura. Desde que llevo un registro ordenado de lo que voy leyendo, no había tenido un año tan poco fructífero. No sólo he leído poco, he leído poco que me llene. Mi premisa para 2016 era leer sólo cosas que me apetecieran mucho, y no pude cumplirlo en todos los casos. Y tampoco acerté cuando lo hice... Mi pobre bagaje literario anual se reduce a esto:

1. "Cómo ser marido", de Tim Dowling. 
Quizá la culpa sea mía porque automáticamente me esperaba una versión masculina de "Cómo ser mujer". No lo es. Ni es igual de divertido, ni igual de lúcido (a mi ver) ni de profundo. Un par de anécdotas curiosas, un par de pensamientos interesantes y lo demás muy descartable. 
2. "El baile", de Irene Nemirovsky 
Tan breve que se esfuma como nada. Quizás hubiera sido mejor que perteneciera a una recopilación, porque se queda una con ganas de más. 
3. "Regreso a tu piel", de Luz Gabás 
Este no estaba deseando leerlo, me lo prestaron y... Para mí ha sido un horror. Insalvabale. Nefasto. Vamos, que no. Muy mal. Fatal. Infumable...¿sigo?

4. "Una moneda por tu suerte", de Sara Stockbridge. 
Entretenidísimo, bien tejido, con un punto apasionante y cargado de personajes con carisma. No sé si me hace querer más a la musa de Vivienne Westwood u odiarla; la jodía todo lo hace bien. No, lo tengo claro: la quiero aún más.
5. "El club de lectura de Jane Austen", de Karen Joy Fowler. 
Porque nunca tenemos bastante de Austen... Me encanta cómo cada capítulo, que correlaciona con  un mes cronológico y una novela, hace ese paralelismo magistral con las tramas de la autora y a la vez te trae miles de cosas de otros mundos. Desde ciencia ficción a perros de competición, de problemas matrimoniales a literarios... Al final del libro sigo sin saber quién es el narrador (detalle encantador), y además te deja una guía para debatir y reflexionar de lo más divertida. Menos mal que a veces sí acierto.
6. "Sunset Park", de Paul Auster 
Me estaba encantando. Lo idolatraba. A veces tenía que parar para que no me desconcertara tanto amor por cada párrafo. Pero llegó el final, y me lo echó todo por tierra. ¿Por qué, Zeus mío, por qué?¿ En qué estaba pensando este hombre?

7. "Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven", de Albert Espinosa 
Bueno, pues como todo lo de Espinosa. Trama pillada por los pelos, pero escrita con tanta dulzura y tantísimo amor por la vida que hay que tener el corazón de piedra para que no te llegue al menos un poquito. Después del trago amargo que me supuso acabar con Auster fue una buena medicina. 

8. "La venus de las pieles" de Leopold von Sacher-Masoch 
Un clásico que no me perdonaba no haber leído aún. De paso me vi toda la flimografía al respecto, incluída la versión cinematográfica de la obra de teatro de David Ives que hizo Polanski, y que como vuelta de tuerca le da mil patadas a Masoch (cosa, que, creo, le congratularía sobremanera). Aún con todo y con eso... me sigo quedando con la canción de la Velvet.
9. "Sanguinarius", de varios autores
Cuando una ya no sabe qué hacer. va a lo seguro: recopilatorio de vampiros clásicos. Lo de siempre, muchos relatos son relecturas, pero los colmillos siempre aportan placer al crujir de las páginas. Buena compilación, sin duda.
 
10. "Edenbrooke", de Julianne Donaldson.
Sencillo, naïf, y desastre como ambientación histórica por los cuatro costados, pero fluido y amable. Bien, sin más.
11."Las catacumbas de Salem" (comic), varios autores.
Distintos autores unen sus fuerazs sobre un mismo tema. Buen dibujo siempre, pero el guión es bastante irregular. Aún así, me quedo satisfecha de ver cómo se hacen cosas tan interesantes con el talento local.
12. "La Constelación del Perro", de Peter Heller. 
Una joya. Lo difícil es explicaros lo mucho que me gustó, y por qué, sin contaros demasiado. Sólo decir que si dudáis si leerlo o no, tenéis que dar el salto. Ya. Ahora.
13. "Tres mujeres", de Sylvia Plath
No sólo es la poesía de Sylvia, es la edición. Biligüe, preciosa, con unas ilustraciones inmejorables. El mejor libro del año. La mejor compra del año. Puro amor, pura vida, puro sentimiento.Un 10. 
 
14. "Una vacante imprevista", de J. K. Rowling. 
Pues como Rowling hizo un bien mayor enseñando a toda una generación a leer debía sentirse en deuda con el karma o algo y trae este tocho que te mata lentamente hachazo tras hachazo. Ahorraros el tiempo y las energías: no compensa. Un auténtico dolor.
15. "Cosas raras que se oyen en las librerías", de Jen Campbell 
Un saldo del cajón de segunda mano del Celsius para hacer de cortante. Divertido, ligero y sin pretensiones. el equivalente literario a un sorbete de cava, sin más.
16. "La nueva vida de Miss Bennet", de Colleen McCullough 
No, no todo lo que tenga que ver con Jane Austen vale la pena. Una visita al futuro de la familia de Longbourn. Un pastiche sin orden ni concierto, con personajes inconsistentes que cambian mágicamente de un capítulo a otro para sostener una trama nada creíble. Poco tiene que salvar.  
 
17. "Noche de relatos", de varios autores
Era verano y quería algo sin mucha complicación para la playa. Lástima que ningún relato se salvaba. Totalmente insustancial.
18. "Con pecado concebido", de Sergi Escolano 
Ahora sí, algo sin complicación que al menos tenía gracia. Humor sencillo, sin más. Eso sí, el autor es más majo que las pesetas, y no me arrepiento de habérselo comprado en persona. Gracias por la firma, Sergi.
19. "Cosecha", de Jim Crace.
Le había echado el ojo hacía meses, y al final la compré. Me la recomendó el propio editor, y todo lo que dijo es verdad: es hermosa, lírica y terrible. Una auténtica maravilla.
20. "Vampiros", de John Steakley. 
Quería un viaje con chupa de cuero con Jack Crow, y lo tuve. La única pega es haber visto antes la peli y no conseguir salirme de la imagen de James Woods. Una road movie hecha novela, con arena del desierto, sangre y rock and roll. 
21. "Sarah's scribbles", de Sarah Anderson. 
Mi regalo de cumple. Sigo a Sarah porque parece que dibuja para mí. Darme el atracón ha sido una gozada. Lo único, que mi tira favorita no está. Esperaré ansiosa al segundo volumen. (esperando que no sea el p.. efecto Everdream)
22. "El gran libro de las criaturas de Harry Potter", por Jody Revenson.
Otro regalo de cumple. Una edición de lujo, preciosa, cargada de fotos y con mucha información interesante sobre la imaginería de la película. Precioso.
23. "La muerte no es un juego de niños". de Alan Bradley. 
Como heroína Flavia es un auténtico dulce. Su humor, sus reflexiones y observaciones, todo su mundo es una pasada. Y de nuevo la trama trae un misterio jugoso, bien planteado, con un final satisfactorio. Más horas en el laboratorio con Flavia, por favor.
24. "A mi no me parece", de Eva Rodriguez-Alegría, Felix Ruiz y Jose Luis Perez. 
Libro "técnico", un buen manual sobre altas capacidades. Muy ameno y bien escrito incluso para profanos, aunque hay un capítulo que creo que les ha quedado farragoso. Aún así, muy recomendable para una buena panorámica. 

25. "Yo, bruja" de Isidora Chacón.
Sólo una cosa. No te fíes de la gente que cree que sabe lo que te gusta por ver cuatro reseñas que has hecho una web. Es como hacerle caso a las recomendaciones de youtube, aciertan menos que Carrie Bradshow en Masterchef.
26. "El Proyecto Esposa", de Graeme Simsion.
Me recordó enormemente a "El misterioso incidente del perro a medianoche". Adoro a esos autores que son capaces de meterte en la mente de una persona poco convencional y conseguir que en la vuelta a tu mundo los eches tanto de menos. Divertido, inteligente y entrañable.
27. "La cuarta señal", de Jose Carlos Somoza.
No es sólo ciencia-ficción, es esa capacidad de hacerte reflexionar sobre la sociedad, sobre el mundo virtual, la tecnología, la música y el amor. Es un Big Bach. La explosión de un nuevo mundo con una banda sonora inmejorable.
28. "Frankenstein educador", de Philippe Meirieu.
Tiene dos partes muy diferenciadas: la primera es una reflexión casi literaria sobre grandes obras de la literatura que plantean una forma de evolucionar un personaje en el mundo. Totalmente fascinante y deliciosa.  La segunda es una reflexión sobre la educación. Podría resumirse (de hecho debería ser así) en un par de páginas. Paja y más paja que la hace farragosa. Y, aunque suena fatal, tengo una crítica clarísima que hacerle: es demasiado francés.

29. "El gran libro de los enigmas", de Fabrice Mazza
Una edición muy bonita de una recopilación de acertijos, anagramas y puzzles varios. Cumple su función, entretiene y te hace pensar. Como todas estas cosas, a los cinco minutos, lo has olvidado todo.
30. "Las Brigadas Fantasma", de John Scalzi.
Una muy buena manera de terminar el año. Ácida, reflexiva, trepidante, con su parte bélica y su parte filosófica, un novelón de sci-fi de los buenos. Lo tiene todo. (Hasta un shortcut fugaz: Frankenstein meets Scalzi. Tiene su parte de reflexión sobre Frankenstein, Hal de 2001, y otros personajes que analizaba Meirieu. La educación y las razas alienígenas se dan la mano. Mira qué bonico, oye)
 
 
Y ahora...
Empiezo 2017 con un enfoque diferente y muchas ganas de leer. 
¡Deseadme suerte!

2 VALIENTES:

Te pongo verde dijo...

Yo creo que hay un problema de enfoque y expectativas, la lectura debería proporcionar un placer por el hecho de leer, de disfrutar de la aventura y la imaginación del autor. Una historia que vivas, disfrutes y sientas como si tu misma la estuvieras viviendo.

En cuanto entras en el ciclo de leer más, leer más, y 50 porque no se qué, o 26 que sean de un tipo concreto, ... No es lo mismo tener el objetivo de leer y disfrutar de unos libros, tener el objetivo de leer N libros que cumplan unos criterios, cambias el objetivo, cambias la experiencia.

Áncora dijo...

Precisamente, Mr. Tepongoverde.
Cambias la experiencia.
¿Y quién dice que los cambios tengan que ser malos? Un reto está hecho para superarte, para probar cosas nuevas, salir de tu zona de confort... Enfrentarte a un reto implica cambiar rutinas y actitudes, adaptarte... ¿Por qué mientras haces eso no vas a disfrutar? A lo mejor incluso te ayuda a disfrutar más...
No critiques sin haberlo probado, igual te sorprende...