jueves, 26 de enero de 2017

Mi primer Bookish

Hace unas semanas unos cuantos amigos lectores bullíamos ante una nueva expectativa... Igual que hay empresas que te ofrecen suscripciones mensuales a chuches japonesas, maquillaje o productos del hogar, ahora llegaba Bookish: la Caja de suscripción literaria.
Una oferta interesante: recibir una caja con un libro sorpresa. Bueno, eso no es todo: el libro lo recibes en una caja hecha a mano y personalizada, y viene con una guía de lectura y alguna sorpresilla, y sólo recibes novedades y cosas interesantes... Que una empieza a leer todo eso y  le hacen los ojos chiribitas. 
En diciembre empezó la andadura y yo tenía gusanillo, y después de ver en qué consistió la primera entrega, ya lo que me reconcomía era el deseo.
Siguiendo con mi filosofía de hacer de 2017 un gran año lector (mejora tus lecturas y mejorarás tu vida), decidí asaltar la hucha de los caprichos para probar esta experiencia en enero.
La que he liao... Justo en enero, cuando Melchor me trae un libro, Gaspar otro y Baltasar una tonelada de ellos. Que empiezas a mirar y hay alguna novedad que ya tienes, y te entra el pavor de si cuando te llegue la caja la tienes que devolver (El libro, sí, pero...¿la caja? Nononono, la caja seguro que no quiero devolverla)
Hay gente que incluso empieza a hacer quinielas apostando por opciones factibles y no factibles de qué vendrá ahí dentro. 
Para aumentar la emoción, hay un pequeño retraso en el envío y cuando por fin tienes el paquete la emoción es inenarrable. 
He esperado pacientemente un par de días para no estropear la sorpresa, pero ahora ya puedo hablar...

 photo Boo1_zpsii0ulim8.jpg

¡Me encanta mi caja! Ahí la tenéis, tan bonita, tan sencilla, con mi nombre y todo, una cita del libro y una frase preciosa en el lomo (la veréis más abajo). Pero claro, lo mejor está dentro. 

 photo boo3_zpsr8ufqyqj.jpg

Laurie Colwin (y fallamos todas las quinielas) a quien suelen llamar la Jane Austen de Manhattan. Casi me muero de amor. 
Para completar, una guía de lectura con datos para antes y después del libro, con, incluso, una dedicatoria de la hija de la autora. (Vale, vale, os puede parecer un golpe de efecto cargadao de ñoñería que al final tampoco va a ningún sitio... Pero demuestra perfectamente el mimo con el que está preparado todo). 
Ya que la señora Colwin está muy relacionada con el mundo de la cocina, la experiencia se completa con una receta ilustrada y un saquito de pimentón rojo para prepararla. Todo detallado y explicado en esa especie de carta que viene, incluso, con tu nombre impreso. Y con olor a libro nuevo, claro.

 photo boo4_zpscfrydm63.jpg

La única pega es que no pueda asaltar el libro YA mismo por tener demasiados flecos sueltos (y por estar en la temporada de turnos intensos y Pequeños Cuervos aún más intensos). Porque te dan ganas de empezar en el momento, de saborearlo todo (incluída la receta), de disfrutar sin parar. Cuando lo haya terminado, además, es cuando podré terminar la experiencia, leyendo cosas que (ya nos avisan) están pensadas para después de la última página. 
Así pues, os cuento la experiencia a medias, pero aún así... Os digo que es excelente.

 photo boo2_zpslnyp9fak.jpg

COMENTA, HABLA, DI ALGO, PONME VERDE